Blogging tips

lunes, 25 de enero de 2016

AREPAS RELLENAS DE HUEVO FRITO... del Caribe las traigo yo

Hoy, escribiendo esta entrada, me he dado cuenta de una cosa: Mi blog últimamente parece el festival de la OTI. Hace dos semanas os traje el argentino Matambre a la pizza, después le siguió la Tarta Tres Leches, dulce por excelencia de muchos países latinoamericanos, y la receta que os presento hoy son estas arepas rellenas de huevo frito. Las arepas se consumen habitualmente en Colombia, Venezuela y Panamá, con infinidad de versiones distintas. La que os traigo hoy es la arepa costeña, típica de la costa colombiana... riquísimas.


Hará unos tres meses, estaba hablando con mi primo por Whatsapp de uno de nuestros temas preferidos, la comida. Yo acababa de publicar esta deliciosa Pizza Turca, en la que utilicé para su elaboración la harina de maíz y él, dándome ideas para utilizarla en otras recetas, me habló de estas arepas. Ya os podéis imaginar que en seguida me puse a mirarlas por Internet y la añadí a mi larga lista de “recetas pendientes”. Y así fue como el sábado pasado, saltándome a la torera la dieta y pasando por delante de otras recetas que también quiero probar, acabé haciéndolas... no fuera a caducarse la harina de maíz, jeje. En mi casa triunfaron, pero ya les he advertido; este delicioso bocado sólo lo consumiremos en contadas ocasiones, ya que entre la harina, el huevo y la doble fritura... sanas, lo que se dice muy sanas no son. Pero qué queréis que os diga, un caprichito de vez en cuando nos podemos permitir, ¿no?.


Aviso para navegantes: Aunque la receta parece fácil, no lo es tanto. Hacer la arepa es sencillísimo, incluso freírla no tiene más complicación que lo pringoso que se pone todo. Pero meter el huevo en la arepa sin que esta se rompa, eso ya es otro cantar. A mí me costó hasta tres intentos el conseguirlo, así que si no lo hacéis a la primera no os desaniméis, os aseguro que aunque estén rotas, os las vais a comer igual, jeje

AREPAS RELLENAS DE HUEVOS FRITOS


(para 6 arepas)
240 ml de agua caliente
150 gr de harina blanca de maíz precocida
1 cucharadita de sal
½ cucharadita de azúcar
½ cucharadita de pimentón o cualquier cosa que le dé sabor y color (opcional)
6 huevos
Aceite para freír (c/n)

PREPARACIÓN
Ponemos en un bol grande el agua, previamente calentada (no hace falta que hierva, sólo que se caliente un poco) y le añadimos la sal, el azúcar y el pimentón o la especia elegida (si se la vamos a poner). Removemos bien.  Vamos añadiendo la harina poco a poco y vamos removiendo con una cuchara de madera. Cuando veamos que nos cuesta continuar con la cuchara, seguimos con las manos hasta que veamos una masa formada compacta y sin grumos. Este proceso es muy rápido, no hay que amasar mucho, en un par de minutos la tendréis. (Si la hacemos con Thermomix, ponemos todos los ingredientes de la arepa en el vaso y mezclamos durante 20 segundos a velocidad 6). La masa la dividimos en dos partes y estas a su vez en 6 bolitas (tres de una parte y tres de otra), vigilando que todas tengan más o menos la misma cantidad de masa.
Mi consejo: guardaros una bolita pequeña de masa por si luego la necesitamos para hacer remiendos.


Si tenéis tortillera, las podéis aplanar en ella. Si como yo, ni la tenéis ni la esperáis, podéis hacerlo de la siguiente manera:
Extendemos un papel film en la mesa, encima ponemos una de las bolitas de masa, cubrimos con otro trozo de papel film y ponemos encima un plato. Yo hice servir uno de madera que tengo, pero eso no es imprescindible, un plato cualquiera os hará el mismo servicio. Una vez aplanada, quitamos las grietas de los bordes presionando un poco con los dedos.


Calentamos el aceite en el que vamos a freír las arepas de una en una. Cogemos una de las arepas con cuidado, para que no se nos rompa al manipularlas, y la echamos en el aceite caliente. Veremos que esta se va al fondo. Cuando suba a la superficie, la vamos bañando con el mismo aceite con ayuda de una cuchara y veremos cómo se infla. La tendremos unos 2-3 minutos y la sacamos a una bandeja con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Hacemos lo mismo con el resto de las arepas.
Cuando estén lo suficiente frías para no quemarnos, hacemos un corte con un cuchillo en uno de los bordes. El corte ha de ser suficientemente grande para que quepa el huevo, pero tampoco demasiado para que luego no se nos salga al freírlo. Podéis ver en las fotos de abajo el tamaño del mío. En el primer intento el huevo no entró...jeje
Mi consejo: Esto se me ocurrió sobre la marcha, si veis que al abrirla se os ha agujereado un poco la arepa, para evitar que se os salga el huevo por ahí (me ocurrió con la segunda arepa), podéis ponerle un poco de la masa que nos habíamos guardado al principio.
En una jarrita con pico, echamos el huevo y lo salpimentamos al gusto. Es muy importante que tenga pico pues ya veréis que esto nos facilitará el trabajo de meter el huevo en la arepa. Volvemos a freírlas de una en una, unos 2 minutos más, o hasta que veamos que el huevo se ha cocinado. Las dejamos escurrir un poco sobre papel de cocina y servimos inmediatamente. 



Fuente: Sweet y Salado


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


lunes, 18 de enero de 2016

TARTA TRES LECHES... con relleno de flan de queso

La tarta que os traigo hoy fue un éxito rotundo en el cumpleaños de mi padre. La Tarta Tres Leches no es otra cosa que un bizcocho remojado en tres tipos de leche; leche evaporada, leche condensada y crema de leche. Este postre es muy popular en muchos países latinoamericanos, aunque no se sabe su procedencia exacta. Lo único que os puedo asegurar es una cosa; está deliciosa. Aunque os pueda parecer que es muy empalagosa, nada más lejos de la realidad. A pesar del flan de queso que le puse como relleno, este pastel... ¡¡entraba solo!!, jeje. Por supuesto, si queréis hacer la versión sin relleno o rellenarlo con nata o merengue en vez de flan, lo podéis hacer perfectamente. De hecho, este pastel en su receta original no lleva el flan de queso, pero si queréis sorprender a vuestros invitados, no dudéis en hacerlo así.



Esta forma de rellenarlo, lo vi en un canal de YouTube que se llama Madelin's Cake.Yo modifiqué un poco las cantidades y os la he adaptado para hacerla con Thermomix pero, como siempre, os dejo también su elaboración de manera tradicional.


TARTA TRES LECHES RELLENA DE FLAN

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 24 CM

360 gr de harina con 4 cucharaditas de levadura (polvo de hornear)
6 huevos (separamos yemas de claras)
340 gr de azúcar
300 ml de leche
2 cucharaditas de extracto o aroma de vainilla

1 sobre de gelatina
media taza de agua
400 gr de leche condensada
345 gr de leche evaporada
250 gr de queso crema
5 huevos
2 cucharaditas de extracto o aroma de vainilla

250 gr de leche condensada
250 gr de leche evaporada
250 gr de crema de leche
1 cucharadita de extracto o aroma de vainilla


Para decorar
Nata o merengue


PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO 
Primero tamizamos la harina con las 4 cucharaditas de levadura (polvo de hornear) pasándola por un colador. Reservamos.
A continuación separamos las yemas de las claras. Batimos bien las claras (con Thermomix, debemos de tener el vaso y la mariposa limpios de cualquier grasa. Ponemos la mariposa sobre las cuchillas y echamos las claras, programamos 6 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 1/2). Vamos incorporando el azúcar poco a poco.  Una vez montadas las claras, vamos añadiendo las yemas una a una (con Thermomix, programamos otros 6 minutos a velocidad 3 1/2 y las incorporamos por el bocal).  Nos debe de quedar una mezcla blanquecina en la que podamos formar dibujos que no desaparezcan fácilmente (a eso se le conoce como punto listón o punto letra).
Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
En una jarrita mezclamos la leche con el extracto de vainilla. Vamos añadiendo a la mezcla de huevos y azúcar, la harina que teníamos reservada y la leche aromatizada, en tres veces alternativamente hasta verlo todo integrado (con Thermomix a velocidad 3).
Echamos en dos moldes de 24 cm previamente engrasados (yo utilicé unos desechables) y horneamos con el horno precalentado a 180º, calor arriba y abajo, durante unos 45 minutos (nos aseguraremos con una brocheta, si sale limpia ya estará listo). Dejamos enfriar en el molde unos minutos y desmoldamos.  
Muy importante, si usas moldes desechables no los tiraremos aún, pues más adelante los vamos a necesitar para calar los bizcochos.


PREPARACIÓN DEL FLAN
Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
Hidratamos el sobre de gelatina en media taza de agua durante aproximadamente 5 minutos. Cuando se haya hidratado la llevamos al microondas durante 20 segundos y reservamos.
Ponemos dos tiras grandes en forma de cruz de papel de aluminio en un molde, dejando sobrante a los lados. Debemos de tener en cuenta que dicho molde ha de ser de la misma medida que el utilizado para el bizcocho. Esto lo hacemos para luego poder desmoldar el flan fácilmente.
Batimos unos segundos todos los ingredientes del flan, incluida la gelatina (con Thermomix a velocidad 5).
Echamos la mezcla en el molde que teníamos preparado y este lo introducimos en una bandeja con agua caliente (que llegue un poco menos de la mitad del molde).
Horneamos durante una hora aproximadamente. 


PARA HACER LAS TRES LECHES
Una vez tengamos los bizcochos fríos, les cortamos la parte de arriba para que penetre mejor la leche y los nivelamos.
Batimos todos los ingredientes de las tres leches (con Thermomix a velocidad 5).
Volvemos a poner los bizcochos en los moldes y echamos la mitad de la mezcla de leches en uno y la otra mitad en el otro.
Guardamos en la nevera tapados con papel film, al igual que el flan que hemos hecho antes (sin desmoldar aún para que no se nos rompa).
 

MONTAJE
Al día siguiente, montamos la tarta. Ponemos el primer bizcocho y encima un poco de nata montada para que sirva de pegamento con el flan. Seguidamente le ponemos la capa del flan encima, para ello lo estiramos del papel de aluminio y lo sacamos del molde, lo cogemos por debajo y lo volcamos encima de la primera capa del bizcocho con un movimiento rápido. Le ponemos un poco más de nata y tapamos con el otro bizcocho. Lo cubrimos bien de nata hasta dejarlo lo más igualado posible. 


Decoramos como más nos guste.


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


lunes, 11 de enero de 2016

MATAMBRE A LA PIZZA... lo que no mata engorda

Ya estoy aquí, ya he vuelto. Despues del atracón que nos hemos pegado estas Navidades, ahora toca cuidarse un poco, hacer más ejercicio y cocinar recetas sanas... lo sé, soy consciente y por eso os pido perdón por lo que estoy a punto de hacer, jeje. Pero es que esta receta tenía que salir sí o sí, que ya nos conocemos todos y se me junta el post-navidad con la operación bikini. 

Últimamente miramos con lupa todo lo relacionado con la alimentación, y es que resulta que muchas de las cosas que comemos, respiramos y hacemos o engorda o es cancerígeno, o ambas cosas a la vez. Recuerdo cuando yo era pequeña que mi madre nos daba pescado blanco, porque el azul tenía mucha grasa y era perjudicial, que bebíamos mucha leche porque el calcio nos ayudaba a estar fuertes y sanos y que el aceite de oliva cuanto menos, mejor. Unos años después, la cosa ha cambiado radicalmente. Ahora lo bueno es consumir pescado azul (siempre que no sea enlatado), la leche ni tiene tanto calcio como nos hacían creer ni es tan saludable y el aceite de oliva es digno de llevar a los altares.  No quiero pensar qué dirá la generación futura sobre nuestros alimentos sanos de hoy en día.

Una cosa es segura, lo más sano es comer de todo, pero en su justa medida. Yo ya os he comentado alguna vez que mis hábitos alimenticios están cambiando y ahora procuro comer mucha más verdura y fruta, y bajar el consumo de carne. Pero eso no significa que la vaya a eliminar completamente. Y como muestra, os traigo este matambre que quita el sentido.

Hace poco, mi compañera y amiga Majo fue a comer a casa de una familia argentina y le hicieron este matambre a la pizza con el que soñó durante días. Así que yo, que soy una antojadiza, me decidí a probarlo.



Si vivís en España, el matambre lo podéis encontrar con el nombre de falda de ternera o aquí en Catalunya le llaman “el tall que es pela” y el de cerdo, me comentó el carnicero que no es otra cosa que el famoso secreto. En otros países, no sé exactamente como lo llaman, pero tan fácil como buscar en San Google, patrón de los ignorantes, jeje.  Si os decidís por hacer la receta con matambre de cerdo, no hará falta ablandar la carne (tiernizar le llaman en Argentina), pero con la ternera ese es un paso primordial para el éxito de esta receta. Por supuesto que nunca será lo mismo que hacerlo con carne argentina o hecha a las brasas de una buena parrilla, pero os puedo asegurar que el horno es una buena alternativa.

MATAMBRE A LA PIZZA

INGREDIENTES
 
Para ablandar (tiernizar) la carne
1 matambre de 1 kg
Leche (cantidad necesaria para cubrir)
Pimienta en grano
Hierbas al gusto
1 pastilla de caldo
Ajos

Para terminar el matambre a la pizza
Salsa de tomate (casera o comprada)
Queso mozzarella
Jamón dulce (otra opción sería ponerle bacon o tocino)
Aceitunas (opcional)
Pimiento rojo asado (opcional)
Rúcula (opcional)


PREPARACIÓN
Ablandamos la carne (tiernizar la carne)
Desgrasamos la carne pero no demasiado, dejaremos un poco de la grasa porque eso le dará un toque muy rico. La colocamos en una fuente de horno que tenga paredes altas, pues vamos a cubrirla de leche. Lo ideal es que la carne esté estirada, pero si no nos cabe, la podemos poner doblada por la mitad. En un cazo ponemos la leche con las hierbas, la pimienta, la pastilla de caldo y el ajo picado, o machacado. Llevamos a fuego hasta que esté a punto de ebullición. Echamos la leche encima del matambre. Este tiene que quedar casi sumergido en la leche. cubrimos con papel film y dejamos reposar mínimo hora y media, pero mejor aún toda la noche.


Precalentamos el horno a 100ºC. Metemos la fuente con el matambre y la leche y horneamos de hora a hora y media a temperatura baja. Dependerá de la cantidad de carne que tengamos. Para asegurarnos de que está tierno, podemos cortar un poco de una esquina.


Fuente para ablandar la carne: http://www.paulinacocina.net/matambre-tiernizado-al-horno/1945

Para terminar el matambre a la pizza
Una vez está el matambre tierno, le retiramos el líquido y lo secamos un poco con papel de cocina. Lo ponemos en una fuente de horno y encima le vamos colocando todos los ingredientes que hayamos elegido para hacer la pizza (yo excepto la rúcula). En mi caso elegí estos, pero eso es a gusto de cada uno. Horneamos en horno precalentado a 200ºC durante 15 a 20 minutos, o hasta que el queso se haya fundido completamente.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce