Blogging tips

lunes, 21 de diciembre de 2015

ROSCÓN DE REYES DE HOJALDRE... el roscón más fácil del mundo. Navidad para principiantes.

Definitivamente, hoy no era el mejor día para hacer fotos en mi casa. Os he comentado en alguna que otra ocasión que mi método para hacer fotos es muy rudimentario. La verdad es que me apaño con una simple cámara compacta que tengo hará unos 20 años, aunque os he de confesar que la preciosa luz indirecta que tengo en mi cocina y en la terraza hacen el resto. Nada del otro mundo, pero suficiente para sentirme orgullosa. Hoy no ha sido así. El día se ha despertado de un gris plomizo y no ha habido manera de que despejara. Pero yo me he mantenido firme. De las catorce mil fotos que he sacado, sólo he podido salvar estas, así que imaginaros el resto. Aún así, estoy muy contenta ya que el resultado de este roscón ha sido sobresaliente. Señoras y señores, con ustedes...

¡¡El Roscón de Reyes más fácil del mundo!!



Con este roscón terminamos la temática de este año de Navidad para principiantes y no le hemos podido poner mejor broche final. Comenzamos con un facilísimo tronco de Navidad apto para cualquier grado de experiencia en al cocina, y terminamos con este precioso y riquísimo roscón de Reyes, cuya dificultad máxima consiste en encender el horno...

Muchas recetas de roscones circulan por la red, con miles de consejos sobre como conseguir un mejor resultado. Tiempos interminables de reposo y mimo de la masa hacen de esta receta nada recomendable si estáis comenzando en esto de la cocina. Pero he encontrado la solución. Y lo mejor de todo, además de fácil, es rápido de hacer y está delicioso. A mi madre le ha gustado más que los tradicionales roscones de Reyes, pero claro, teniendo en cuenta que el hojaldre es una de sus debilidades, a lo mejor no es una referencia tan objetiva, jeje.


Si os digo la verdad, no recuerdo en qué canal de YouTube vi por primera vez la receta, pero como es tan fácil no me hizo falta buscarla mucho. Yo lo he rellenado de nata, la cual he montado con tres cucharadas de azúcar, pero le podéis poner vuestro relleno de preferencia o, si así lo preferís, dejarlo sin rellenar.

ROSCÓN DE REYES DE HOJALDRE

 3 láminas de hojaldre fresco 
3 cucharadas de azúcar
Almendras fileteadas
Una yema de huevo
Fruta confitada

Para rellenar
500 ml de nata para montar con tres cucharas de azúcar (opcional)


PREPARACIÓN
Vamos a poner las tres láminas de hojaldre juntas, una encima de otra. Eso hará que el hojaldre suba más y se pueda partir para rellenarlo más fácilmente. Si optáis por no rellenarlo, con dos láminas será suficiente. Yo he encontrado hojaldre redondo, así que sólo he tenido que recortarle el agujero del medio, pero si no lo encontráis que esto no suponga un obstáculo para hacer la receta. Perfectamente podéis comprar el hojaldre rectangular y hacerle la forma vosotros. Para el agujero del medio, yo he puesto como referencia un bol que tengo, lo he marcado fuertemente al hojaldre y luego lo he recortado con un cuchillo de sierra. 
En un bol ponemos las tres cucharadas de azúcar con dos cucharaditas de agua y formamos la pasta de azúcar con el que vamos a adornar el roscón. No os paséis de agua, pues no queremos que quede líquida, deben de quedar como pegotes de azúcar (mirad la foto). Batimos la yema del huevo y con ella pincelamos la superfície del hojaldre. A continuación lo decoramos con la fruta confitada elegida, un poco de almendras laminadas y el azúcar que hemos preparado.
Horneamos en horno precalentado a 180ºC durante 25 minutos. Mejor colocamos la bandeja a una altura media baja del horno.
Dejamos enfriar completamente. Si lo vamos a rellenar, lo cortamos por la mitad con un cuchillo grande de sierra, con cuidado al quitar y poner la capa de arriba que no se rompa. 
Rellenamos con nuestra crema preferida (yo en este caso, le he puesto nata montada con un poco de azúcar).


Con esta receta me despido de todos vosotros hasta el año que viene. Os deseo de todo corazón que paséis una felices fiestas y os espero en el 2016 con más recetas.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 




https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


lunes, 14 de diciembre de 2015

SOLOMILLO CON SALSA DE FRUTOS ROJOS... y patatas envueltas en bacon. Navidad para principiantes.

Que nadie se me vaya a asustar con el título pomposo de la receta. Tal y como os prometí, continuamos con recetas de navidad para principiantes. ¿Qué os parece poner delante de vuestros invitados este año un plato como este?. Los vais a dejar boquiabiertos. Algunos se preguntarán si habéis hecho un curso de cocina y otros si habéis ido a casa de mamá a que os preparara la cena. Nada más lejos de la realidad. Este solomillo es tan fácil de hacer que os va a encantar. Además os voy a dar variaciones para hacerlo, así como con la salsa. No me diréis que os lo pongo difícil, ¿verdad?.

Y como guarnición, os traigo estas sencillísimas patatas envueltas en bacon que va a hacer las delicias de todos. 

¿Listos para ponerse el delantal?


SOLOMILLO CON SALSA DE FRUTOS ROJOS



Para 300 gr de salsa
350 gr de vino Pedro Ximénez 120 gr de leche evaporada o nata para cocinar  1 cucharadita de maizena
100 gr de frutos rojos (los míos congelados)
sal y pimienta
Resto
solomillo de cerdo, mejor si es ibérico (1 por cada 2 personas)
aceite
tomillo
romero

PREPARACIÓN
Vamos a preparar primero la salsa. Yo os aconsejo que la tengáis preparada con anterioridad y calentarla en el último momento, así no se nos acumula el trabajo y eso es una cosa que se agradece. Cunde bastante. Con esta cantidad tenéis suficiente para 6 personas (o más si no se la comen a cucharadas, jeje)
Esta salsa de frutos rojos es una combinación entre dulce y ácida y está deliciosa. Yo me decidí por hacerla con vino Pedro Ximénez, un vino dulce ideal para este tipo de salsas, de ahí el color más marrón. Si preferís que la salsa os quede más roja, lo podéis sustituir por vino tinto y añadirle 4 cucharadas de azúcar en el momento de añadirle la leche evaporada. Os lo dejo a vuestra elección. 

Sin Thermomix
Ponemos el vino en un cazo a hervir hasta reducir más o menos a la mitad, unos 15 o 20 minutos. Disolvemos la cucharadita de maizena en la leche evaporada y la añadimos al vino, junto con los frutos rojos y un poco de sal y pimienta. la dejamos hervir durante 10 minutos más, removiendo de vez en cuando. Si no queréis encontraros trocitos de frutos rojos, la podéis pasar por la batidora cuando haya enfriado un poco.

Con Thermomix
Echamos el vino en el vaso y programamos 20 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2 (sin cubilete para facilitar la evaporación). Disolvemos la cucharadita de maizena en la leche evaporada y la añadimos al vino, junto con los frutos rojos y un poco de sal y pimienta. Programamos 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Si no queréis encontraros trocitos de frutos rojos, la podéis triturar a velocidad 5-10 unos segundos, cuando haya enfriado un poco.


Ahora vamos con la preparación de la carne. La primera recomendación que os voy a dar es sobre el tipo de carne que compréis. No os voy a engañar, el resultado final depende bastante de ello. Mi consejo es que, siempre que podáis, compréis solomillo de cerdo ibérico. Con un solomillo tenéis para dos o tres personas, dependiendo de lo que zampen vuestros invitados y de si va a haber más comida. Aquí os voy a enseñar cómo preparo yo el solomillo en el horno. De todas maneras, si aún no os atrevéis con él, otra opción es cortarlo en rodajas y hacerlo en una sartén a la plancha... pero no os olvidéis, el horno es vuestro amigo, jeje.

Si vais a hornearlo, yo lo preparo así. Ponemos la carne en una bandeja y la salpimentamos, frotamos con las manos para que la sal penetre bien y le añadimos unas pocas hojitas de romero y de tomillo, un chorretón de aceite y si queréis otro del mismo vino que vamos a utilizar en la salsa, en este caso del Pedro Ximénez. Lo dejamos macerar así, como mínimo 30 minutos. 

Precalentamos el horno a 180ºC. En una sartén, sellamos la carne. Este paso lo hacemos para que el solomillo no pierda sus jugos en la cocción del horno. Primero lo ponemos un par de minutos a fuego fuerte por un lado y luego le damos al vuelta y lo doramos por el otro, es muy importante que en ningún momento pinchemos la carne con un tenedor, para darle la vuelta nos ayudamos de dos cucharas o unas pinzas. Este paso es corto, no os olvidéis que la vamos a cocinar del todo en el horno, así que con un par de minutos por cada lado es suficiente. Ahora trasladamos el solomillo a la bandeja de hornear. a mí me gusta hornearlo dentro de una bolsa de asar que venden para estos casos, os dejo la foto más abajo, aunque esto va a gustos. En la sartén dónde hemos sellado la carne, echamos un poco del vino utilizado para recoger los jugos que se puedan haber quedado en ella y dejamos hervir unos segundos. Añadimos a la carne y horneamos a 180ºC de 20 a 25 minutos, dependiendo del punto de cocción que os guste. En mi caso lo dejé 25 minutos porque en mi casa les gusta el cerdo más hecho. Sacamos del horno y lo cortamos en rodajas antes de servir.


PATATAS CON ROMERO ENVUELTAS EN BACON

 patatitas pequeñas para cocer o hacer al vapor (de 2 a 3 por persona)
sal
tomillo
bacon (una loncha por patata)
palillos para sujetar 



PREPARACIÓN
Primero vamos a cocer las patatitas o hacerlas al vapor. Aquí, para no complicarnos la vida, os aconsejo que compréis una bolsa de patatitas que vienen ya con su bolsa para hacer al vapor en el microondas (las instrucciones vienen en la misma bolsa). La verdad es que dan muy buen resultado y nos simplifica mucho la elaboración, pero, por supuesto, podéis comprar unas patatas (mejor si son pequeñitas) y cocerlas en agua con sal hasta que estén tiernas. Una vez hechas, estiramos una loncha de bacon, ponemos encima la patata y una ramita de tomillo, envolvemos con el bacon y sujetamos con un palillo.
Precalentamos el horno a 200ºC y las horneamos hasta que el bacon esté dorado, yo las tuve 20 minutos, le quité el palillo, les dí la vuelta y las horneé 5 minutos más.

Fuente de inspiración: knorr



Una receta ideal para sorprender a nuestros invitados. Además os voy a dejar una variante que he hecho alguna que otra vez y también está de lujo, y es este mismo solomillo pero con la salsa de Pedro Ximénez y acompañado con las patatitas y unas manzanas salteadas en la sartén. De hecho es la salsa con la que me he inspirado para hacer esta de frutos rojos. Otra buena variante es cambiar el solomillo por el magret de pato y utilizar esta salsa de frutos rojos. Si queréis ver como preparar tanto la salsa Pedro Ximénez como el magret de pato al horno, pinchad en la foto.

Una receta ideal para sorprender a nuestros invitados. Además os voy a dejar una variante que he hecho alguna que otra vez y también está de lujo, y es este mismo solomillo pero con la salsa de Pedro Ximénez y acompañado con las patatitas y unas manzanas salteadas en la sartén. Os dejo el enlace de la salsa, de hecho es la salsa con la que me he inspirado para hacer esta de frutos rojos. Otra buena variante es cambiar el solomillo por el magret de pato y utilizar esta salsa de frutos rojos. En este mismo enlace os enseño como preparar ambas cosas:     MAGRET DE PATO AL HORNO CON MANZANAS Y SALSA PX


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 




https://www.facebook.com/anadieamargaundulce



lunes, 7 de diciembre de 2015

CREMA DE MEJILLONES... con dos presentaciones. Navidad para principantes en la cocina.

Continuamos con el especial Cocina de Navidad para principiantes. Si la semana pasada os enseñé este tronco de Navidad hecho con galletas y que además de bonito está riquísimo, hoy toca el turno de un plato salado, ideal para presentar como entrante en cualquiera de las comidas navideñas que se nos avecinan. Esta crema de mejillones es fácil de hacer, bastante económica y está deliciosa. Válida para los que comienzan en la cocina, ya que la mayor complicación que puede tener la receta es limpiar los mejillones, jeje... pero yo os voy a enseñar cómo hacerla con mejillones de los que venden ya cocidos y congelados, para que no tengáis excusa para no prepararla. Y aunque digo que es comida para principantes, vuelvo a insistir que esta receta la puede hacer hasta el más experto en la cocina, ya que nadie va a sospechar que te ha costado tan poco hacerla. Además con dos presentaciones que os harán quedar como unos auténticos chefs. Y como siempre, os explico las dos maneras de hacerlo, con Thermomix y sin ella. 

Y dicho todo esto... ¿Comenzamos?


 CREMA DE MEJILLONES

200 gr de cebolla
 100 gr de zanahoria
50 gr de aceite de oliva
200 gr de patata
500 gr de caldo de pescado (ya preparado)
200 gr de leche
200 gr de mejillones cocidos sin cáscara (y descongelados si son congelados)
cebollino para decorar (opcional)



PREPARACIÓN
Sin Thermomix
Troceamos las verduras. En una cazuela calentamos el aceite y sofreímos la cebolla y la zanahoria durante 5 minutos. Añadimos la patata y sofreímos 5 minutos más. Incorporamos el caldo de pescado y cocemos durante 20 minutos a fuego medio-alto. Agregamos la leche y los mejillones y seguimos cociendo 5 minutos más. Trituramos con la batidora hasta dejarlo lo más fino posible.

Notas:
- Si la queremos más líquida podemos añadirle un poco más de caldo.
- Si decidimos utilizar mejillones frescos con cáscara, tendremos que comprar alrededor de 1 kg. Los pondremos con un poco de vino blanco en una cazuela tapada hasta que se abran, y utilizaremos el jugo de la cocción para añadirlo al caldo de pescado.
- Si os gusta el curry, le podéis añadir un poco de esta especia en los últimos 5 minutos. Combina genial con los mejillones.
 
Con Thermomix
Troceamos la cebolla y la zanahoria, junto con el aceite 2 segundos a velocidad 5. Sofreímos 5 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 1. Incorporamos la patata troceada y el caldo y cocemos 20 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 1. Añadimos la leche  y los mejillones ya limpios y programa mos 5 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2. Trituramos todo a velocidad progressiva 5-10 durante 30 segundos.

Notas:
- Si la queremos más líquida podemos añadirle un poco más de caldo.
- Si decidimos utilizar mejillones frescos con cáscara, tendremos que comprar alrededor de 1 kg. Los pondremos con un poco de vino blanco en una cazuela tapada hasta que se abran, y utilizaremos el jugo de la cocción para añadirlo al caldo de pescado.
- Si os gusta el curry, le podéis añadir un poco de esta especia en los últimos 5 minutos. Combina genial con los mejillones.
 
Presentación:
Os voy a enseñar dos maneras fáciles de presentar este plato. 

Si os decidís por la primera presentación, tened en cuenta cuando vayáis a comprar los mejillones de comprar unos cuantos más para decorar el plato, lo ideal son tres mejillones enteros por ración. Por último, añadimos un poco de cebollino picado.
 
 


La segunda opción es hacerle una tapa de hojaldre. Animaros, ya que es una presentación muy vistosa pero a la vez sencilla, que no os dé miedo. Para ello, compramos hojaldre fresco y cortamos unos círculos. Para saber la medida que necesitamos, utilizaremos de molde el cuenco dónde vamos a servir la crema. Cortamos alrededor dejando un poco de espacio de más para que enganche alrededor. Tampoco es necesario dejar mucho margen, con un poco es suficiente. Una vez cortados los círculos, ponemos la crema dentro y mojamos todo el borde con un poco de agua para que enganche bien el hojaldre. No se os ocurra cambiar el agua por huevo batido, ya que la presentación quedarà un poco más sucia... os lo digo por experiencia, mejor con agua. Ponemos el hojaldre encima y nos aseguramos de que queda bien enganchado por los bordes, ya que si no está bien, al hornearse, se puede despegar. Pincelamos un poco con huevo batido y ponemos en el horno a 180ºC durante 20 minutos. La temperatura y el tiempo es aproximado, mi consejo es que miréis en el envase de vuestro hojaldre a cuántos grados se hornea, ya que en algunos os pondrá a 200ºC o incluso más. A partir del minuto 15, comenzad a mirar para que no se os dore en exceso, no queremos un hojaldre quemado. El mío con esa temperatura y ese tiempo fue suficiente. 

 

Esta presentación es ideal porque lo podemos tener preparado un poco antes, metido en la nevera con un papel film encima para que no se nos reseque el hojaldre, y hornear en el último momento. Aunque mi consejo es que la sirváis 5 minutos después de haberlo sacado del horno, ya que recién sacado estará muy caliente.

 
Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo


O en mi página del Facebook 


https://www.facebook.com/anadieamargaundulce