Blogging tips

lunes, 27 de abril de 2015

PANCAKES DE PLÁTANO Y AVENA... rico, sano y con sólo tres ingredientes

De un tiempo a esta parte, me he propuesto comer más sano, ya os lo he comentado en diversas ocasiones, hasta he decidido añadir la etiqueta de "Cocina Sana" en el blog (podéis ver todas las etiquetas en la parte izquierda). Y es que con la edad te vas dando cuenta que mucho de lo que comes ya no te sienta igual de bien que antes. El tiempo no pasa en balde y lo que comes hoy, se convierte en tu salud de mañana. Lo que tengo claro, es que no voy a obsesionarme con el tema y si algún fin de semana me apetece comerme unas patatas bravas, pues lo hago, pero de ahí a comerlas día sí y día no, va un abismo.

La verdad es que entre semana, me cuido bastante. Aunque no hay manera de bajar el flotador de serie que tengo instalado en la cintura, y que conste que tengo claro que se quitaría si le añadiera, además, un poco más de ejercicio. Lo sé y soy consciente.

 

Por lo pronto, he decido reducir la lactosa, y el consumo de carnes y harinas y comer más frutas y verduras. También he comenzado a ser más exigente a la hora de comprar. La carne, el pescado y la verdura los compro en los establecimientos destinados a ello, y sobretodo en sitios dónde sé que existe una mínima manipulación del producto y sin intermediarios. Intentad averiguar por vuestra zona, dónde están esos establecimientos y comprad en ellos, os aseguro que notaréis la diferencia en calidad y también en el bolsillo


Uno de los productos estrella, con el que estoy convirtiendo mi relación de odio a amor es la avena. Todas las mañanas la desayuno junto con un yogur sin lactosa (o de soja) y fruta, y desde que lo hago, noto que llego con mucho menos hambre a la comida. En un futuro post, os diré cómo es que la preparo. Pero dejadme que os cuente primero lo de estos pancakes o tortitas que me tienen enamorada. Y lo mejor de todo, sin harina, fáciles y ¡con sólo 3 ingredientes!... bueno, 4 si le ponemos la media cucharada de levadura pero es totalmente opcional, si queremos esponjar un poco más la mezcla.

Como se acerca el día de la madre, pienso que es un desayuno fantástico para sorprenderlas. No sólo les encantará, porque están riquísimas, además les ayudaremos a cuidarse y se las zamparán... sin excusas.

PANCAKES DE PLÁTANO Y AVENA


Para 5 o 6 pancakes pequeños
2 cucharadas de avena integral
1 plátano
1 huevo entero y 1 clara (pueden ser dos huevos, pero así le ahorramos aún más calorías)
Media cucharadita de levadura (o polvo de hornear)

Para acompañar los pancakes
Miel o sirope y fruta


PREPARACIÓN
Es muy sencillo y rápido de preparar. Tan sólo pondremos todos los ingredientes de los pancakes en una batidora, licuadora o picadora y batiremos hasta formar una masa, es un poco líquida. Si lo vamos a hacer con la Thermomix, serán unos 30 segundos a velocidad 5-6.

En una sartén antiadherente ponemos un poco de aceite, lo justo para que no se peguen, y vamos echando un poco de masa en el centro, ella sola se irá expandiendo, y cuando veamos que tiene el tamaño deseado paramos. Primero tendremos el fuego fuerte, pero luego lo bajamos a medio alto para que no se nos quemen muy rápido. Cuando vemos que a la tortita le comienzan a salir unas burbujitas, la giramos con una espátula y la dejamos poco más. Una vez hechas, las vamos dejando una sobre la otra en un plato. 

Las servimos acompañadas de miel o sirope y la fruta elegida. Aunque si sois muy golosos, también las podéis acompañar de Nutella, dulce de leche, nata... aunque le añadimos más calorías y ya no serán tan sanas, seguro que están deliciosas. A mi hijo se las hago con Nutella y relame el plato... que disfrute él que aún puede...


Visto en YouTube: Bocados divinos https://www.youtube.com/watch?v=2u6JoTQ7Cj4
 



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce



lunes, 20 de abril de 2015

CONEJO PICANTE CON CERVEZA Y NIDO DE PATATA... 32º Desafío en la Cocina

Culinariamente hablando, siempre presumo de tener buena boca, me gusta todo y no tengo ningún problema a la hora de probar cosas nuevas. En definitiva, soy la invitada perfecta, pues conmigo siempre aciertan, así que ya sabéis, jeje... 

Bueno, no todo lo que os estoy diciendo es verdad, pues sí que hay algo que no soy capaz de comer y eso que lo he intentado, pero no hay manera... y es a “mi amigo” el conejo. Ni diciéndome que es una de las carnes más sanas que existen, que está delicioso, que es muy versátil a la hora de cocinar, todo eso a mí me da igual. Es pensar en conejo y me entran hasta escalofríos por todo el cuerpo. Y es que yo lo sigo viendo como a una mascota, más que como un trozo de carne en el plato. Puro trauma infantil dirían los expertos.

Pues bien, después de haberos puesto en antecedentes sobre mi relación conejil, os explico en qué consistía el desafío de mis queridas hermanas de La cocina de Camilni. Pues sí, lo habéis adivinado, cosa fácil por otro lado si habéis leído el titulo, jeje... El desafío de este mes era preparar una receta con conejo. Cuando lo leí, casi me muero del patatús. Pero claro, en eso consiste el grupo, en hacer  desafíos en la cocina, y este era uno para mí... y de los grandes. Pero ellas, sabiendo incluso que la mitad del grupo estaba en las mismas condiciones que yo... zasss nos dieron con el conejo en toda la cara. Eso sí, que se preparen las Camilni cuando me toque desafiar a mí... si ha sonado a amenaza, eso es precisamente lo que ha sido, jajajaja.


Y no sólo no soy capaz de comerlo, es que ni siquiera puedo cocinarlo, así que no os miento si os digo que es la primera vez que hago conejo, ¿mi truco? decirle al carnicero que me cortara el conejo a trozos y que no se viera que era conejo, así yo lo cocinaba pensando que era pollo y ya está. jajaja. Como podéis adivinar, yo no lo he probado, pero mis catadores oficiales (mi marido y mi hijo) se han chupado los dedos... Así que para mí ha pasado el control de calidad y por eso la publico aquí.

Ah y una última cosa, antes de comenzar con la receta. Si os pasa como a mí, siempre podemos sustituir el conejo por pollo, de hecho será lo próximo que haga, pues me quedé con las ganas de probarlo... y es que salía un olorcillo tan rico de la cocina.


CONEJO PICANTE CON CERVEZA




INGREDIENTES para 4

1 conejo en trozos (1 kg)
75 gr de aceite de oliva
1 cucharadita de guindilla seca
1 cucharadita de orégano seco
1 cucharadita de sal
300 gr de cebolla
2 dientes de ajo
2 pastillas de caldo de ave
330 gr de cerveza 

PREPARACIÓN
Con Thermomix
- Primero marinamos el conejo en trozos, con 25 gr del aceite, la guindilla seca, el orégano y la sal. Reservamos media hora.
- En el vaso ponemos la cebolla, los ajos y los 50 gr de aceite restante. Troceamos 4 segundos a velocidad 4, y después sofreímos durante 8 minutos, temperatura Varoma, giro izquierda, velocidad cuchara. Con el cubilete ladeado para que salga el vapor.
- Mientras se sofríe la cebolla, vamos dorando el conejo en una sartén, aprovechando el mismo aceite en el que se estaba marinando. 
- Añadimos al vaso las pastillas de caldo, la cerveza y el conejo dorado. Programamos 20 minutos, temperatura 100ºC, giro izquierda, velocidad cuchara. Ahora sí tapamos con el cubilete.
Por último, programamos 10 minutos más, temperatura Varoma, giro izquierda, velocidad cuchara, y ahora quitamos el cubilete y ponemos el cestillo en su lugar para que evapore pero no salpique.

Fuente: Revista Thermomix Magazine nº 73


Sin Thermomix
- Primero marinamos el conejo en trozos, con 25 gr del aceite, la guindilla seca, el orégano y la sal. Reservamos media hora.
- En una cazuela, sofreímos la cebolla y los ajos, bien picados, en los 50 gr de aceite restante, durante unos 8 minutos. La temperatura media alta, y removiendo de vez en cuando para que no se nos queme.
- Por otro lado, doramos el conejo en una sartén, aprovechando el mismo aceite en el que se estaba marinando. 
- Añadimos a la cazuela las pastillas de caldo, la cerveza y el conejo dorado. Dejamos cocinar 20 minutos tapado, a temperatura alta al principio, y después media, removiendo de vez en cuando.
Por último, quitamos la tapadera y cocinamos 10 minutos más.
 
PURÉ DE PATATAS





INGREDIENTES

1 kg de patatas
2 yemas
30 gr de mantequilla
30 gr de queso crema
Sal
Pimienta
PREPARACIÓN
- Cocemos las patatas cortados en trozos en agua con sal durante unos 20-25 minutos, dependiendo de la patata.
- Con uno de esos utensilios para aplastar patata (ni idea de cómo se llama) o algo similar, vamos chafando las patatas para convertirlas en puré. Si no tienes nada parecido, puedes hacerlo con un tenedor, o con un pasapurés, claro.
- Añadimos las yemas, el queso y la mantequilla troceada y seguimos chafando todo.
- Por último, acabamos de remover todo con una cuchara para que se integre bien. Si ha salido muy espeso, le podemos poner un poco de leche para aligerarlo.
- Así está genial para acompañar cualquier plato, así que podemos ponerlo en una bandeja, espolvorear con queso rallado (opcional) y gratinar a 200ºC durante unos 15-20 minutos. Pero si queremos hacer los nidos, tendremos que poner el puré en una manga pastelera.
- Sobre una bandeja con papel de horno, hacemos de 3 a 4 círculos, uno encima del otro, con la manga y llevamos al horno a 200ºC durante unos 15 minutos, aproximadamente. Iremos vigilando que no se nos queme.


Sólo un último apunte, si elegís hacer el nido con el puré, no lo hagáis demasiado grande, o incluso le podéis poner una capa de puré de base, ya que a mí me costó horrores sacar el nido de la bandeja de horno sin que se me desmoronase. 

Una solución sería esa, no hacerlos muy grandes y mirar de tener una espátula lo suficientemente grande para abarcar todo el nido.


Y ya sólo me queda deciros que si os habéis quedado con más ganas de recetas de conejo, haced click en la imagen de abajo. Seguro que encontraréis vuestra receta preferida.

http://desafioenlacocina1.blogspot.com/2015/04/recetas-de-conejo-32-desafio-en-la.html

Y el mes que viene estamos de aniversario, puesto que Desafío en la Cocina cumple ya tres años. Para celebrarlo, os esperamos con un desafío dulce muy especial.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


lunes, 13 de abril de 2015

MACARRONES EN FONDUE DE TORTA DEL CASAR... para los amantes del queso

A mí, la afición por la cocina me llegó tarde. Cuando veo programas como Masterchef Junior en el que niños tan pequeños demuestran esas habilidades en la cocina, no puedo dejar de impresionarme. Me gustaría contaros que yo era una niña a la que desde pequeña le gustaba entrar en la cocina, o que ayudaba a amasar el pan, o que crecí con los olores que desprendían aquellas cazuelas mientras se cocinaba algo rico y maravilloso... pero mi realidad es otra. Yo apenas entraba en la cocina, a no ser que fuera a poner la mesa, comer y poco más. Así  que os podéis imaginar que cuando me casé, no sabía ni freír un huevo, y os puedo asegurar que, en este caso, no es una frase hecha.


Libros, revistas y alguna vez Internet, aunque por aquel entonces no estaba tan en auge los blogs de cocina, fueron mis grandes maestros. Sin contar las recetas más tradicionales de mi madre, claro. Cómo me hubiese encantado encontrarme con este tipo de recetas como la que os muestro hoy. Ideal para todos los públicos, pero en especial pienso en aquellas personas que aún no saben cocinar demasiado y quieren quedar como un verdadero chef con sus invitados. O para compartir una cena romántica con aquella persona especial, ya se sabe que se conquista siempre por el estómago, eso sí, procurad adivinar antes si les gusta el queso, sino mal empezamos, jeje.


Y con esta receta, rindo homenaje a la preciosa tierra de mi padre: Cáceres.

MACARRONES EN FONDUE DE TORTA DEL CASAR


Para 2 personas
1 queso Torta del Casar
100 gr de macarrones
1 cucharadita de sal
Un poco de hierbas aromáticas al gusto (albahaca, romero, orégano...)


PREPARACIÓN
1. Cortamos la tapa a la Torta del Casar con un cuchillo.
2. Con un cuchara vamos sacando el queso y lo reservamos.
3. Tenemos que hacer un hueco lo bastante grande para que quepan los macarrones.
4. Cocemos los macarrones en agua con una cucharadita de sal. El tiempo dependerá del que nos indique el fabricante. Escurrimos.
5. Precalentamos el horno a 180ºC. Ponemos los macarrones dentro del queso y vamos poniendo trozos del queso reservado entre medio. Arriba le ponemos más queso (aunque no sale en la foto del paso a paso, así lo hice para que tuviera también queso por la parte de arriba).
Horneamos 10 minutos, para que se funda el queso, y por último espolvoreamos con las hierbas aromáticas elegidas. En este caso, le puse albahaca. 

Fuente de inspiración: Libro Th. Cocina sin gluten para todos


ACLARACIONES
- Mi queso pesaba unos 500 gr. por lo que la cantidad de macarrones los ajusté para ese peso. Si encuentras un queso más grande, los hay de 1 kg., y quieres hacerlo para más personas, tendrás que ajustar también la cantidad de macarrones.
- Este queso se puede hornear perfectamente en la base de la cajita de madera que trae, al igual que pasa con el Camembert.
- El queso que nos sobre, no es necesario poner toda la cantidad, lo podemos guardar en un tarro hermético y comerlo untado sobre tostadas, con unas patatas asadas, con unas verduras a la parrilla o como más nos apetezca.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce