Blogging tips

miércoles, 30 de abril de 2014

PROVOLONE EN CESTA CON MANZANA AL CURRY


Me acabo de dar cuenta de una cosa, últimamente sólo hago que subir recetas dulces al blog. Exceptuando los Chikos Rolls y la tarta de tomates cherry, llevo un par de meses con dulces y más dulces… y esto no puede ser!!!! Que el verano está a la vuelta de la esquina y no quiero ir a la playa tapada con un burka, jajaja

En mi defensa diré que no me los como yo sola, yo los pruebo, pero luego tengo mucha gente voluntaria para catarlos… menos mal, aunque conforme se acerca el verano, cada vez son menos, todo hay que decirlo, no sé si serán imaginaciones mías pero creo que últimamente huyen de mí, jeje.

Después de este alegato lo habéis adivinado, la receta de hoy es salada, pero os aviso desde ya, que de light tiene poco. Fue un pequeño experimento que hice al sobrarme masa filo de los Chikos Rolls que os mencioné arriba. Como tenía un queso provolone, que en casa nos encanta, decidí experimentar con él. La primera idea fue envolverlo todo como ya hice en su día con el queso Brie, una receta deliciosa que os dejo en este enlace. Al final opté por hacerle una cesta y acompañarlo con un salteado de manzana y curry delicioso que vi aquí.

El resultado fue muy rico y una manera diferente de comer este fabuloso queso. Os lo recomiendo.



PROVOLONE EN CESTA DE FILO CON MANZANA AL CURRY

INGREDIENTES
Para la manzana al curry
1/2 cebolla
1/2 manzana
1 cucharadita de curry en polvo
Aceite de oliva
Sal y pimienta

3 o 4 láminas de masa filo
Queso provolone (el que usé yo era a la pimienta)


PREPARACIÓN
1. En una sartén calentamos aceite y echamos la cebolla picada fina, añadimos sal y dejamos cocinar hasta que transparente. Agregamos la manzana troceada, y lo dejamos cocinar todo hasta que la manzana se ablande. Por último, le añadimos la cucharadita de curry y removemos unos segundos más. Reservamos. 
El curry que os enseño en la foto es el que estoy usando últimamente y he de deciros que me encanta, es de la marca Ducros y es muy aromático, de lo mejorcito... y que conste que Ducros no me ha enviado nada de nada para que les haga propaganda, aunque si quieren enviarme alguna muestra, yo encantada, jajaja.
2. Buscamos una cazuelita o molde que pueda ir al horno y la engrasamos con aceite. Y vamos precalentando el horno a 200ºC.
3. Aquí, para asegurarme que la masa filo no se me quedaba enganchada a la cazuelita, además de engrasarla, le puse papel de cocina... una que es previsora.
4. Ahora lo único que tenemos que hacer es superponer las láminas de masa filo dentro de la cazuelita, pincelando entre capa y capa con un poco de aceite. Acuérdate de mantener cubiertas con un paño húmedo las que no uses, ya que se secan muy rápido.
5. Como sobraba mucha masa filo por los bordes, la recorté un poco. A continuación ponemos el queso provolone dentro.
6. Horneamos unos 15 minutos. Ya sabéis que hay que ir vigilando, pues los tiempos de horneado siempre son orientativos dependiendo del horno.
7. Por último servimos con la manzana al curry que teníamos reservada.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce




domingo, 20 de abril de 2014

POKE CAKE DE CHOCOLATE Y DULCE DE LECHE PARA PASCUA... 22º Desafío en la cocina

Este es el contestador de A nadie amarga un dulce, en estos momentos estamos disfrutando de unas agradables vacaciones de Semana Santa con la familia política. Si lo deseáis, podéis ver la receta que os dejamos programada del Desafío y dejarnos un mensaje después de sentir el…. pííííííííííí!!!!


Pues sí, ya estamos a 20 y toca receta dulce del Desafío. Este mes la encargada ha sido mi queridísima y guapa compañera de grupo, Carolina, y el reto consistía en preparar un Poke Cake. Os soy sincera si os digo que nunca había oído hablar de este pastel y, como seguro que le pasó a la mayoría del grupo, Google fue mi gran aliado. Se trata de un bizcocho agujereado y relleno de gelatina o pudding... sencillo, o no??? 

Como este Desafío coincidía en plena Semana Santa, quise matar dos pájaros de un tiro y aprovechar esta tarta para disfrazarla de Pascua para mi peque. Claro que, al preguntarle de qué quería la tarta, la respuesta yo ya la sabía de antemano… ¡¡Chocolateeeeee!!


Así que aquí os dejo mi versión Poke Cake de genovés de chocolate relleno de pudding de dulce de leche. ¡Qué buena combinación! y es que el bizcocho no es extremadamente dulce y compensa perfectamente con este riquísimo pudding. 


POKE CAKE DE CHOCOLATE CON PUDDING DE DULCE DE LECHE


BIZCOCHO GENOVÉS DE CHOCOLATE Y ALMENDRA
El genovés es la misma receta que utilicé el pasado año para hacer la Mona, puedes verla pinchando aquí, pero sustituyendo 40 gr de harina por 40 gr de cacao puro.

PUDDING DE DULCE DE LECHE
INGREDIENTES
2 huevos
1 bote de dulce de leche
50 gr de azúcar
100 gr de leche
500 gr de leche evaporada (la puedes sustituir por nata, pero mejor si encuentras este tipo de leche, pues le restamos un poco de calorías y no afecta para nada al resultado final)
2 sobres de cuajada

  
PREPARACIÓN

Con Thermomix
Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 9 minutos, 90º, velocidad 4.

Sin Thermomix
Echamos la leche evaporada, el azúcar y el dulce de leche en un cazo, y lo mezclamos muy bien con unas varillas. Lo ponemos al fuego y, mientras se calienta, echamos los 100 gr de leche en un bol y le disolvemos los sobres de cuajada, mezclando bien para que no tenga grumos. Lo añadimos al cazo, junto con los huevos batidos, y sin parar de remover, lo llevamos a ebullición. Cuando hierva la mezcla, sacamos del fuego.

MONTAJE DEL POKE CAKE
Una vez sacado el bizcocho del horno, lo dejamos enfriar unos minutos y, sin sacar del molde, le hacemos unos agujeros, sin llegar a la base del bizcocho. Yo como quería los agujeros grandes, utilicé el descorazonador de manzanas, pero si no tenéis, los podéis hacer con un mango redondo de una cuchara de madera o unos palillos chinos. Ahora le echamos por encima el pudding de dulce de leche que tenemos tibio, intentando que caiga bien por los agujeros y encima del bizcocho. Tapamos con un film y dejamos enfriar en la nevera, mejor de un día para otro. Al día siguiente desmoldamos.


COBERTURA DE CHOCOLATE
INGREDIENTES
150 gr de nata
150 gr de chocolate negro (o al gusto)
75 gr de mantequilla

PREPARACIÓN
En un bol, ponemos el chocolate y la mantequilla, bien troceado todo. Añadimos la nata caliente, mezclamos con unas varillas y dejamos enfriar.

MONTAJE DE LA TARTA
Ponemos el bizcocho sobre una rejilla, con una bandeja debajo, y echamos la cobertura de chocolate por encima. Dejamos que caiga por los lados y la pasamos al plato de presentación. Enfriamos 10 minutos en la nevera y con un peine de repostería, o un tenedor, marcamos los laterales de la tarta (opcional). 

COMO TEÑIR COCO RALLADO

En una bolsita de plástico de las de congelar, echamos el coco rallado y unas gotas del colorante elegido. Cerramos la bolsa y masajeamos hasta obtener el color deseado. Si es preciso, le añadimos unas gotas más de colorante.

Ponemos el coco teñido en un plato y lo dejamos secar unos minutos, antes de utilizarlo.

 
Ultimando detalles...
Para hacer el asa de la cesta, usé un limpiapipas (los encuentras fácilmente en tiendas de manualidades o en los chinos) y lo forré con Washi Tape (celo decorado). Le puse un lazo a un lado y unos palillos en las puntas, para poder aguantarlo en la tarta.

Los huevos, tan monos ellos, los encontré en el super. Son de la marca de los Lacasitos.


Para ver el resto de Poke Cakes que han preparado mis compañeros del Desafío, pincha en la imagen de abajo.



 http://desafioenlacocina1.blogspot.com.es/2014/04/poke-cake-22-desafio-en-la-cocina.html

Y por último, sólo me queda deciros que el próximo mes me tocaba desafiar a mí, pero el grupo de Desafío en la Cocina cumple 2 años, así que estamos de celebración... ¡¡No os lo podéis perder!!



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce

miércoles, 9 de abril de 2014

CORBATAS DE UNQUERA... toc, toc ¿hay alguien ahí?

Últimamente no tengo muchas ganas de cocinar. A pesar de que es una cosa que me gusta mucho, paso rachas en las que cocinar se convierte en algo necesario para subsistir… simplemente eso. Ni siquiera el blog me motiva, aunque he de confesaros que, desde que quité la opción de comentarios en mi blog, ya no es lo mismo. Vivo más tranquila, eso es verdad, pero echo de menos el tener una relación más directa con todos vosotros. Aunque aún recibo algún que otro email, y las visitas tampoco me han disminuido, cosa que me da una gran satisfacción, reconozco que hay veces que me da la sensación de estar hablando sola, jajaja. A pesar de todo, por ahora no contemplo el volver a activarlos. Me da mucha pena no poder responderlos, ni devolver visitas, pero ya veremos más adelante. Aún así, os recuerdo que os seguiré contestando por email y por Facebook. 

Comentada mi pereza, no es de extrañar que la receta que os presento hoy sea tan fácil y con tan pocos ingredientes. Hace una semana, al limpiar la nevera, me di cuenta de que tenía una lámina de hojaldre, a punto de caducar, y unas claras de huevo, y de repente me acordé de esta fantástica receta que ya había hecho alguna vez, pero que aún no tenía publicada. Así que, con máquina de fotos en mano, me dispuse a preparar estas deliciosas corbatas, un producto típico de la repostería de Cantabria.



CORBATAS DE UNQUERA


- 1 lámina de hojaldre
- Glasa, hecha con 1 clara de huevo, 150 gr de azúcar glass y 1/2 cucharadita de zumo de limón: Para preparar la glasa, en un bol batimos con un tenedor la clara de huevo y le vamos añadiendo el azúcar glass y por último el zumo de limón, hasta conseguir una consistencia no demasiado líquida.
- Un puñado de almendras crudas, las mías laminadas, que son las que tenía en casa, y hemos quedado que era una receta de aprovechamiento, pero podéis usar también troceadas.

****

1. Cortamos la lámina de hojaldre en rectángulos.
2. Los retorcemos un par de veces por el medio.
3. Le ponemos en los extremos un poco de glasa, la forma más fácil de ponerla es con un pincel, y encima las almendras.
4. Ahora puedes elegir entre pintarlas con un poco de yema de huevo, para darles color, o como en mi caso con un poco de la glasa para darles sabor por en medio. Tú decides.
Horneamos a 200º C en horno precalentado durante 10 minutos.

El tiempo de horneado es orientativo.


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce