Blogging tips

viernes, 14 de marzo de 2014

BAMBAS RELLENAS DE NATA... una receta imperdible

Como os he puesto en el título de la entrada, esta es una receta que no os podéis perder. Estas bambas, o cristinas como se llaman en algunos lugares de España, no están ricas… están tremendamente deliciosas, esponjosas, maravillosas y todo lo que se os ocurra que acabe en "osa", bueno todo todo, no, jeje. Además, son facilísimas de hacer, sin masa madre, y sólo llevan un levado una vez que se han formado los bollitos, una gran ventaja para los “mariprisas” como yo, y es que hacía tiempo que les tenía echado el ojo por la red, pero me tiraba para atrás los largos tiempos de levado... hasta que descubrí esta receta. 

La saqué de la página de Worwerk (Thermomix) y la envía Inma Sánchez, a la que desde aquí le quiero dar las gracias por hacerla público. El resultado, una masa muy manejable y muy fácil de trabajar, y lo que es mejor… parecerá que las han hecho en la pastelería de tu pueblo. 


Yo esta vez las he rellenado de nata, algo tenía que hacer para utilizar el experimento de la entrada anterior, pero las podéis rellenar de lo que se os ocurra, trufa, crema pastelera, crema de queso, en fin posibilidades hay infinitas.

Ya os habéis dado cuenta de que estoy encantada con la receta, ¿verdad?. Pues vamos a ella, con y sin Thermomix, para todos los públicos, jeje


INGREDIENTES (para 12 bambas)
250 gr de leche
50 gr de mantequilla
50 gr de azúcar
450 gr de harina con 1 cucharadita de sal
30 gr de levadura prensada (esta levadura que veis en la foto de arriba, la encontraréis fácilmente ya en muchos supermercados en las neveras, normalmente está con las masas refrigeradas. Ojo, el resultado puede variar si usáis la levadura de panadería que viene en sobre, por lo que os aconsejo que uséis la levadura prensada).

ACLARACIÓN SOBRE LOS INGREDIENTES: Estas cantidades son para 12 unidades, pero yo hice sólo 6 con la mitad de ingredientes, respetando los mismos tiempos.


PREPARACIÓN 
Con Thermomix
1. Ponemos en el vaso la leche, la mantequilla, el azúcar y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 2. Añadimos la levadura y mezclamos unos segundos a velocidad 4.
2. Añadimos la harina con la sal y mezclamos 15 segundos a velocidad 6 y amasamos 3 minutos en velocidad espiga.
3. Cuando pare de amasar, tocamos la masa con los dedos y, si se pega, volvemos a amasar unos minutos más en velocidad espiga y añadimos un poco de harina hasta que veamos que ya no se pega, vigilando de no pasarnos con la cantidad de harina. Según la autora de esta receta, esto normalmente no es necesario, de hecho mi masa estaba estupenda sólo con los 3 minutos de amasado, pero depende de la calidad de la harina, así que tenedlo en cuenta.
4. Sacamos la masa del vaso y formamos bolitas no demasiado grandes (con la receta entera os tienen que salir 12 y con la mitad 6) y las vamos colocando encima de la bandeja de horno forrada con papel de hornear. Hay que dejar separación entre ellas pues después crecen.
5. Dejamos levar hasta que doblen su volumen. Podemos dejarlas dentro del horno apagado (que es lo que hago yo) o dejarlas fuera en un sitio cálido y lejos de corrientes de aire. Las mías estuvieron unos 45 minutos.
6. Una vez doblen el volumen, se pintan con huevo batido (yo me olvidé, pero tampoco es necesario, sólo es para darles un poco de color) y horneamos en horno precalentado a 180ºC durante 10 minutos. 

IMPORTANTE SOBRE EL HORNEADO: Hay que vigilar de no dorarlas demasiado, ya que esto podría endurecerlas.

Una vez frías las partimos por la mitad,  pero sin llegar a a abrirlas del todo, y las rellenamos a nuestro gusto. Por último, espolvoreamos con azúcar glass.


Sin Thermomix
1. Calentamos un poco la leche, la mantequilla y el azúcar, no tiene que hervir, y añadimos la levadura. Mezclamos bien unos segundos, mejor con unas varillas, hasta que la levadura se integre completamente y sin grumos.
2. Añadimos la harina con la sal y mezclamos. Ponemos sobre la encimera, con un poco de harina y amasamos unos minutos.
3. Cuando la masa no se pegue a las manos, tendremos la masa lista para hacer los bollitos. Si vemos que se sigue pegando, podemos añadir un poco de harina hasta que veamos que ya no se pega, vigilando de no pasarnos con la cantidad de harina. Según la autora de esta receta, esto normalmente no es necesario, de hecho mi masa estaba estupenda sólo con los 3 minutos de amasado, pero depende de la calidad de la harina, así que tenedlo en cuenta.
4. Formamos bolitas no demasido grandes (con la receta entera os tienen que salir 12 y con la mitad 6) y las vamos colocando encima de la bandeja de horno forrada con papel de hornear. Hay que dejar separación entre ellas pues después crecen.
5. Dejamos levar hasta que doblen su volumen. Podemos dejarlas dentro del horno apagado (que es lo que hago yo) o dejarlas fuera en un sitio cálido y lejos de corrientes de aire. Las mías estuvieron unos 45 minutos.
6. Una vez doblen el volumen, se pintan con huevo batido (yo me olvidé, pero tampoco es necesario, sólo es para darles un poco de color) y horneamos en horno precalentado a 180ºC durante 10 minutos. 

IMPORTANTE SOBRE EL HORNEADO: Hay que vigilar de no dorarlas demasiado, ya que esto podría endurecerlas. 
 
Una vez frías las partimos por la mitad,  pero sin llegar a a abrirlas del todo, y las rellenamos a nuestro gusto. Por último, espolvoreamos con azúcar glass.


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce