Blogging tips

lunes, 29 de noviembre de 2010

QUESO BRIE EN HOJALDRE

Los que me leéis con cierta asiduidad, ya os habéis dado cuenta que me encanta el queso...
No importa de qué variedad sea ni de dónde venga. Es oír la palabra "queso" y mis papilas gustativas comienzan a salivar... (en realidad, no sé si las papilas salivan, pero ¿a qué queda muy bien?)

Y ahora viene el chiste:  A qué no sabéis cual es el colmo de una superquesera como yo.... Tener un cuñado al que el queso... ¡¡¡ni olerlo!!... Toniquiiiii.... que a pesar de este "pequeño defecto", te quiero igual. jajajaja

El caso es que cuando organizo algo con la familia, procuro que el queso (sobretodo si es fundido o con fuerte olor) no entre en el menú, y si invito a los amigos... pues tampoco, ya que tengo la gran suerte de incluir a mi hermana y mi cuñado en las dos categorías (y no lo digo en tono irónico, eh?, que sí que lo considero una gran suerte) y además tengo un amigo al que tampoco le va demasiado el queso.

Aún así, de vez en cuando cae una recetita cómo la que os presento hoy. A los no queseros  los siento en una punta de la mesa y el queso en la otra... más que nada para compensar, jajaja

Así que, cuando vi en el blog de Sunflower "Los inventos de Carmela", el concurso de "Recetas para Invitados", no dudé en presentar este queso. Se trata de una receta muy fácil de preparar y muy resultona, además de ser un auténtico vicio para nosotros, "los ratones".


INGREDIENTES:
Un queso Brie o Coulommiers
1 lámina de masa de hojaldre
1 cucharada de mermelada de tomate o de cebolla (o al gusto)
1 yema de huevo batida (para pintar el hojaldre)

PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 220ªC. Sacamos el queso de la nevera, lo desenvolvemos y le rascamos un poco la corteza. Cortamos la masa de hojaldre en dos y aplanamos cada mitad. Hacemos una mitad 1 cm mayor que el diámetro del queso, y la otra un poco más fina y unos 3 cm mayor.

Ponemos la mitad más pequeña en una placa del horno con el queso en el centro. Untamos el queso con la mermelada o el chutney elegido. Humedecemos la masa en torno al queso con agua. colocamos la otra mitad encima, alisamos y apretamos contra la parte inferior. cortamos el sobrante alrededor de la masa con un cuchillo, dejando 1 cm de borde para enrollarlo hacia arriba. Pintamos con la yema de huevo y marcamos una líneas en forma de remolino empezando desde el centro hacia fuera.

Horneamos 10 minutos, bajamos el horno a 180ºC y horneamos 20 minutos más, o hasta que la masa suba y se dore.Dejamos en reposo 10 minutos antes de cortar en cuartos.



Este plato puede hacerse con antelación, meterlo en la nevera y hornearlo en el último minuto. Entonces serán necesarios 5 o 10 minutos más en el horno. 

También está muy rico pasadas unas horas  (no tengo foto porque mi marido se lo zampó todo y no me dio tiempo jeje). El queso vuelve a su estado normal, pero con una fina capa de dulce y envuelto con el hojaldre... uhmmmmmm.Tanto si invitas como si te invitan a una cena, en plan derretido o no, el caso es que triunfarás seguro.

jueves, 25 de noviembre de 2010

TARTA TATIN DE PIÑA (al vapor)

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar todo un Pastel Invertido


Tengo que reconocer que con esta receta "tan sencilla" he encontrado la horma de mi zapato. Os explico. Cuando vi que el reto dulce de este mes era este pastel invertido de piña, pensé: "Ya tengo solucionado el pastel que le voy a llevar a mi padre por su cumple". Decidí que, por una vez y sin que sirviera de precedente, me iba a ajustar a la receta exacta, tal y como nos la daban en Whole Kitchen y no me iba a complicar la vida... o eso creía yo...


Cuando llevaba 25 minutos la tarta en el horno me vino un ligero olor a quemado.... así que me dispuse a sacarla corriendo. Al darle la vuelta, ya le vi el "bonito color negro" con el que se había quedado... "No pasa nada, puedo arreglarlo"... A estas alturas, si ya me conocéis un poco, veréis que siempre tiendo a ver la botella medio llena.. así que no me preocupé.


El caso es que me fui a cenar con mi hermana y unas amigas y cuando volví a las... bueno...cuándo volví (ehem), lo primero que hice fue ir a ver mi pastelito. A ver si a esas horas y con un mojito encima, veía la cosa un poco más clara... pero no, NO SÓLO ESTABA IGUAL DE NEGRO SINO QUE ENCIMA SE HABÍA HUNDIDO POR EL CENTRO... No sé que falló, si hice demasiado el caramelo en el fuego o lo puse en una altura demasiado baja.. o un poco de todo.. el caso es que el cumpleaños de mi padre era al día siguiente y yo sólo tenía un pastel QUEMADO y HUNDIDO.


Menos mal que una es lista y tiene recursos siempre a mano, así que ni corta ni perezosa... ¡¡me fui a la pastelería de mi barrio y compré un bonito pastel!! jajaja


Aún así no me rendí, al cabo de dos días, ya me veis intentándolo de nuevo... esta vez no iba a fallar. Adapté una receta de una clase de cocina al vapor de Thermomix y.. ¡¡éxito asegurado!!


La tarta, no es que esté buena, es que no puedes parar de comerla... ¿verdad, Mapi? Menos mal que era pequeña, jeje

Receta con Thermomix:


INGREDIENTES:
Caramelo líquido Royal (para el molde)
3 rodajas de piña en su jugo
50 g de azúcar
40 g de mantequilla
1/2 cucharadita de canela en polvo (yo no puse)
2 huevos
60 g de azúcar
1/4 de cucharadita de azúcar vainillado
80 g de harina de repostería
600 g de agua para el vapor


1. Caramelizamos el fondo y las paredes del molde ( en mi caso utilicé uno rectangular de aluminio de 0,86 l, aunque también podéis usar flaneritas de aluminio individuales) Colocamos las rodajas de piña en el molde.


2. Ponemos el azúcar, la mantequilla y la canela en el vaso y programamos 2 minutos, 100º, vel. 1. Repartimos por encima de la piña.


3. Sin lavar el vaso, colocamos la mariposa en las cuchillas. Vertemos los huevos y el azúcar y programamos 2 min., 37º, vel. 3 1/2. Volvemos a programar 2 min., vel 3 1/2 esta vez sin temperatura.


4. Añadimos la harina y mezclamos programando 10 segundos, vel. 2. Mezclamos con la cuchara y echamos sobre la piña.


5. Colocamos el molde en el varoma, tapamos y reservamos.


6. Aclaramos el vaso y ponemos el agua. Cerramos y colocamos el varoma, programando 30 minutos, temperatura varoma, vel. 1.


7. Desmoldamos y servimos frío. (Yo le he puesto dos fresitas en almíbar de decoración)


Nota: si utilizamos otro tipo de moldes (cerámica, silicona, etc..) tendremos que programar 10 minutos más para la cocción.

Vale, vale...que tú no tienes Thermomix... pues venga, que también te lo explico a ti...


Receta sin Thermomix:


1. Caramelizar el fondo y paredes del molde ( en mi caso utilicé uno rectangular de aluminio de 0,86 l, aunque también podéis usar flaneritas de aluminio individuales) Colocamos las rodajas de piña en el molde.


2. Ponemos el azúcar, la mantequilla y la canela en un cazo y calentamos durante 2 minutos apróximadamente, removiendo con una cuchara (no debe de caramelizar). Repartimos por encima de la piña.


3. Ponemos los huevos en un cuenco amplio, dentro de un segundo recipiente mayor con agua para hacer un baño maría. Mientras se va calentando, añadimos el azúcar y batimos con las varillas eléctricas. Cuando los huevos están bien montados,  retiramos del baño maría y continuamos batiendo hasta que se enfrían.


4. Añadimos la harina tamizada e incorporamos con movimientos envolventes para que no se baje la masa. Echamos sobre la piña.


5. Y ahora tienes dos opciones:
- Si tienes vaporera, puedes hacerlo al vapor durante 30 minutos (tendrás que mirar para ello, un molde que se adapte)


- O introduce en el horno precalentado a 180º y cuece al baño Maria, durante 30-40 minutos.


6. Desmoldamos y servimos frío. (Yo le he puesto dos fresitas en almibar de decoración)

domingo, 21 de noviembre de 2010

CALDO BASE CONCENTRADO

La receta de hoy está pensada para aquellos que os habéis comprado recientemente la Thermomix y necesitáis sacarle todo el provecho. Para ti, que piensas que la Th sólo es ideal para masas, cremas, salsas y poco más... o para ti que la tienes metida en una caja encima del mueble bar del comedor... o tú, que sólo la usas cuando tienes invitados en casa...  Para todos vosotros, aquí va una receta de diario que, de manera tradicional, se tarda por lo menos 2 horitas en hacerla... yo te la preparo en 45 minutos... "¿alguién da más?"


 Del  libro:  Fácil y divertido


INGREDIENTES:
5 garbanzos crudos
20 g arroz crudos
30 g judías verdes
20 g nabos
20 g zanahorias
20 g puerros
20 g apios
80 g tomates
1 litro de agua
1 hueso de jamón
1 hueso blanco de cerdo
1 hueso de rodilla de vaca
250 g pollo
sal


PREPARACIÓN:
Ponemos en el vaso bien seco los garbanzos y el arroz, pulverizamos 20 segundos, velocidad progresiva 5-10. Comprobamos que ha quedado bien fino, de no ser así, repetimos la operación.


Incorporamos las verduras y 200g de agua, trituramos 25 segundos, velocidad progresiva 5-10. Con la espátula bajamos los restos de las verduras de la tapa y del interior del vaso hacia las cuchillas.


Introducimos los huesos, el pollo y la sal en el cestillo (con moderación ya que es muy concentrado y los huesos sueltan mucha), lo colocamos dentro del vaso y agregamos el resto del agua. Programamos 45 minutos, temperatura 100º, velocidad 3 (con el cubilete de lado para que no se desborde)


Sacamos el cestillo con la espátula y comprobamos el punto de sal del caldo.


Sugerencias:


Puedes variar las verduras y los huesos por los que normalmente uses en estos casos, o incluso poner gallina en vez de pollo. Como se necesita poca cantidad de cada verdura, yo lo que hago es que reparto las cantidades necesarias en varias bolsas de congelar. Así tengo para varias veces, además de ser más cómodo.


Sale un caldito concentrado. Si lo vas a consumir para sopa, añadiremos agua a nuestro gusto. Se puede utilizar como caldo para arroces y paellas o para añadir a otros guisos como caldo concentrado. También lo podemos congelar para consumir más adelante.


¿A qué esperas para prepararlo?.. ¡Ya estás tardando!







jueves, 18 de noviembre de 2010

ÑOQUIS RELLENOS DE MOZZARELLA CON GORGONZOLA CREMOSO... Y UN PREMIO


Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Noviembre nos invita a preparar todo un clásico de la gastronomía italiana, Ñoquis de Patata.

¡No me gustan los ñoquis!! Por eso, cuando en Whole Kitchen nos propusieron preparar este plato, estuve a punto de poner cualquier excusa tipo: "Lo siento, pero es que me he caído por la escalera y estoy en cama con la pierna en alto" o aquello de "Ay, ¡qué lástima! Precisamente, hoy mismo, salgo de viaje a Estocolmo, Es que me han dicho que hay allí una tienda de decoración super chula que se llama IKEA..."

Pero no lo hice. En primer lugar, porque decir que te has accidentado, sin ser verdad, trae mala suerte.... y la segunda opción, creo que no iba a colar...jejeje

Claro, que también estaba la opción de dejar pasar esta receta sin más... ¡¡Y menos mal que no lo hice!! Buscando por los mundos de Internet fui a dar con el blog de "La cocina de Ile" y allí me encontré con unos ñoquis rellenos que no tenían mala pinta... Le cambié la salsa, le cambié el relleno...¡et voilà!
¡¡¡Uhmmmm, deliciosos!!!!


 INGREDIENTES PARA LA PASTA DE LOS ÑOQUIS:
200 cc de agua
300 cc de leche
25 gr de mantequilla
3 cdas de queso rallado
Sal
Pimienta
Nuez moscada
125 gr de puré en copos (1 sobre)
2 yemas
200 gr de harina

Ingredientes para el relleno:
Mozzarella (puede ser rallada)

PREPARAMOS LA MASA DE LOS ÑOQUIS:
En un cazo se ponemos todos los ingredientes excepto el puré en copos, las yemas y la harina. Cuando comienza a hervir, retiramos del fuego y le agregamos 100 cc de leche fría, luego un sobre de 125 gr de puré en copos y lo dejamos un minuto. Mezclamos (sin batir ni mover mucho) y probamos de sal.

Añadimos las dos yemas y una vez que están mezcladas, le agregamos 200 gr de harina y continuamos mezclando.

DAMOS FORMA A LOS ÑOQUIS:
La masa es demasiado blanda, así que la ponemos sobre un papel film, al que le habremos espolvoreado con bastante harina. Colocamos más harina por encima y tapamos con otro film.

Estiramos la masa entre los dos films y y así la transportamos sobre una tapa de una huevera para hacer la forma (o algo similar). Con una bolita hecha de papel de aluminio, marcamos los hoyos.

Con cuidado, no nos vayamos a llevar media masa, quitamos el papel film de arriba. Tomamos porciones del relleno deseado  (yo en este caso mozzarella) y haciendo una bolita, lo colocamos en los hoyos y lo apretamos hacia abajo de forma que quede bien al ras de la tapa.

Tapamos con los sobrantes de masa de los lados. Espolvoreamos con harina, ponemos encima el papel film y le pasamos un rodillo para aplanar.

Desmoldamos, espolvoreamos con más harina y con un cortante o algo redondo del tamaño de los ñoquis, los cortamos. Colocamos en una fuente de horno con un poco de nata en la base.

 INGREDIENTES PARA LA SALSA:
50 gr de mantequilla
2 dientes de ajo majados y un poco de perejil
100 gr de queso Gorgonzola (o a gusto)
200 ml de nata
100 gr de queso Parmesano rallado

PREPARAMOS LA SALSA:
Precalentamos el horno a 170º (calor arriba y abajo con aire, si tu horno no tiene aire, sería a 180º calor arriba y abajo).

Fundimos la mantequilla con un poquito de aceite en una cacerola pequeña a fuego medio, añadimos los ajos y el perejil. Freímos unos minutos hasta que se dore un poco
Echamos esta salsa sobre los ñoquis en la fuente de horno. Ponemos unos trozos de gorgonzola entre los ñoquis, vertemos la nata y espolvoreamos con el parmesano. Horneamos media hora.



Aunque os haya escrito un testamento de receta, jejeje en realidad no es tan larga...
A lo mejor es un poco más entretenido hacer la masa, pero luego la salsa se hace en un plis.

Haced la prueba, sobretodo aquellos que, cómo yo, encuentran los ñoquis un poco "babosillos". Veréis que la textura nada tiene que ver con los cocidos. A nosotros nos ha sorprendido gratamente.


Aunque este post corre el peligro de ser más largo que la mili de Rambo, no puedo dejar de mencionar el premio que me han concedido dos blogs.


El primer blog es de mi amiga Glo de "Cocinar con amigos". No dejéis de visitarla, tiene unas estupendas recetas y ella es un encanto de persona: "Glo, cariño. Desde aquí decirte que eres maravillosa como persona y como cocinera. Estoy muy contenta de considerarme una amiga tuya blogueril y espero que, algún día, podamos traspasar las pantallas y conocernos en persona. Muchos besos, guapísima."

El otro blog es de Isabel de "Aliter Dulcia" , aunque hace muy poquito que la conozco, tiene un estupendo blog con unas recetas muy interesantes: "Isabel, me costó localizarte porque tu comentario no te enlazaba al blog...pero te encontré, jeje. Muchísimas gracias por el premio. Mil besos, guapa".

Aunque una de las condiciones de este premio es que lo entregue a mi vez a 12 personas, me vais a permitir que no siga la cadena y se lo entregue a todas aquellas personas que, cómo yo, están empezando en este mundo tan bonito y a la vez tan absorvente...  ¡¡El premio también es vuestro!!

viernes, 12 de noviembre de 2010

LA COCINA DE MIS AMIGOS: 5 CANAPÉS DE AMOR Y UN CHUPITO DE MELÓN DESESPERADO

Si os gusta la poesía, os habréis dado cuenta de que el título de esta entrada es un guiño a unos de mis poetas preferidos, Pablo Neruda (20 canciones de amor y una canción desesperada) Ayyyyy cómo me gusta aquello de " Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido"... Romanticona que es una, qué se le va a hacer...

Si, por el contrario, lo vuestro son más los quebrados y los números primos, y no habéis oído hablar de este poeta chileno en vuestra vida... pues ya tenéis hoy una lección de literatura aprendida ¡¡ea!!

Hoy, en el apartado de La cocina de mis amigos, voy a hablaros de mi amiga Imma. Ella es una de mis mejores amigas de toda la vida, de hecho nos conocemos desde... uffff, desde que tengo uso de razón. Por cierto, el motivo de la aclaración de antes, en cierta medida, va por ella, jejeje... lo suyo son las matemáticas puras y lo mío, las letras puras.... ya podéis adivinar de qué dos temas no hablamos nunca, jajaja

A lo que iba, que me disperso. Pues bien, mi amiga Imma nos invitó a cenar en su casa en el mes de Agosto, la verdad es que se lo curró bastante, ya que fue una cena de etiqueta. Quién se lo iba a decir a ella...  ¡¡antes de tener la Thermomix, no le gustaba la cocina!!

He pensado que los entrantes que nos puso ese día, os vendrán bien y os darán ideas para la fechas que se aproximan.

De izquierda a derecha: Chupito de melón con jamón, canapés de sobrada con tomate y tartaletas de paté de cangrejo.

De izquierda a derecha: Tartaletas de cebolla caramelizada, paté de queso de Cabrales y mini brocheta de melón con jamón.

CHUPITO DE MELÓN CON JAMÓN

Precalentamos el horno a 200º
Ponemos la pulpa de melón en el vaso junto con la sal al gusto y unas hojas de menta (opcional). Trituramos 3 minutos, velocidad progresiva 5-10.
Ponemos en un recipiente y reservamos en la nevera (tiene que estar muy frío).
Ponemos unas lonchas de jamón entre dos láminas de papel de horno y las tostamos de 6 a 8 minutos para que queden crujientes.
Servimos en vasos de chupito (ella lo hizo en copitas pequeñas) con un trocitos del jamón y unas gotas de nata líquida (opcional).

PATÉ DE CANGREJO

Ponemos en el vaso de la TH, 100 gr.de leche y una cucharadita de sal. En velocidad 4 y sin parar la máquina, vamos echando 300 gr de aceite de girasol por el bocal poco a poco, sin quitar el cubilete, hasta que quede como una lactonesa (estaremos alrededor de 2 minutos). Paramos la máquina y echamos 1 paquete pequeño de palitos de cangrejo, 1 huevo cocido y 2 lonchas de jamón de York. Mezclamos en velocidad 4 hasta que quede triturado al gusto (unos 20 segundos).

TARTALETAS DE CEBOLLA CARAMELIZADA

Troceamos unos 700 gr de cebolla en cuartos a velocidad 5, 4 segundos. Bajamos con la espátula.
Incorporamos 70 gr de mantequilla y 30 gr de aceite de oliva virgen extra y programamos 30 minutos, temperatura  varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Añadimos 1 cucharadita de sal, 30 gr de caramelo líquido y un pellizco de pimienta. programamos 3 minutos, 100º, velocidad 1.
Esta cebolla, la podemos guardar en la nevera en un bote hermético y usarla en infinidad de recetas.
Montaje del canapé: Rellenamos las tartaletas con una cucharadita de cebolla y un trozo de queso de cabra encima. Gratinar hasta que se funda el queso.
También podemos ponerle, en lugar del queso, crujiente de beicon por encima (se hace de la misma manera que el jamón del chupito).

PATÉ DE QUESO DE CABRALES

Ponemos en el vaso 100 gr de queso de bola tierno, 100 gr de queso gruyère, 50 gr de mantequilla, 1 huevo y 100 gr de leche. Programamos 3 minutos, 90º, velocidad 8.
Añadimos 150 gr de queso de Cabrales (o azul, Roquefort...) y mezclamos 10 segundos, velocidad 6.
Comprobamos que queda una mezcla homogénea. de no ser así, mezclamos unos segundos más a la misma velocidad. Ponemos en un bol y dejamos enfriar mínimo 2 horas para que el paté quede más sólido.
Sugerencia: Queda delicioso sobre una base de galletas crackers. Mi amiga, además, le puso un boquerón encima.


Todas las recetas son para Thermomix. Creo que son muy fáciles de pasar al método tradicional, pero si queréis que os interprete alguna receta, sólo tenéis que silbar...  ains no, no vaya a ser que no os oiga. Mejor me lo ponéis en comentarios y os contesto.

lunes, 8 de noviembre de 2010

RICOTTA AL HORNO CON PISTO

Hoy quiero confesar...que cuando me casé no tenía ni pajolera idea de cocinar. Vamos, que por no saber, no sabía ni freír un huevo... Bueno la teoría de freír la sabía, pero la práctica...ayyy, la práctica era otra cosa.... Me daba tanto miedo el aceite hirviendo que me ponía en la puerta de la cocina y desde allí lanzaba los productos a la sartén... jajaja

Cuando iba a casa de mi madre llevaba libreta y boli en mano cogiendo apuntes:
-"Mamá, ¿cuánta cebolla le has echado?"
-"Pues una poca, hija, una poca."
-"Pero ¿cuánta es una poca, 1 cebolla, media, un cuarto?.... Y de sal ¿cuánta le has echado?"
- "Un puñadito, hija" -
- "¿¿¿Un puñadito??? Mamá...¡¡en gramos, por favor!!!

Y entonces mi madre me miraba con cara de resignación... creo que prefería prepararme unos tuppers para llevármelos a casa antes de enseñarme a cocinar, jajaja

Poco a poco me fui metiendo en este mundillo... a veces a la fuerza, ya que comer, había que comer cada día... pero el caso es que me fue gustando la cocina.

El otro día encontré en el trastero de casa una carpeta de aquella época con las recetas de mi madre, revistas y algún libro de cocina...¡¡ me hizo una ilusión tremenda!!! Alguna receta caerá en el blog, pero de momento os presento este pastel de queso que saqué de uno de esos libros. Un entrante diferente, muy rico y muy fácil.

Vamos a ello.



INGREDIENTES: (me salieron unos 8 flanes no muy grandes)
500 gr de ricotta
2 huevos ligeramente batidos
1-2 dientes de ajo bien picados
1 cucharada de tomillo fresco
Para el pisto:
300 gr. de calabacines sin pelar
150 gr. de pimientos rojos
150 gr. de pimientos verdes
300 gr. de cebollas
100 gr. de aceite.
2 botes de tomate natural troceado de 400 gr. y bien escurridos
Sal y pimienta al gusto.


PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 180ª. Ponemos en un bol el ricotta, los huevos, el diente de ajo bien picado y el tomillo fresco troceado. Salpimentar y mezclamos todo bien. (En Thermomix 15 segundos, velocidad 4)
Ponemos la mezcla en moldes de silicona para cupcakes y golpeamos suavemente contra la superficie de trabajo un par de veces para eliminar las burbujas de aire.
Horneamos unos 30 minutos, dependiendo del horno. Tiene que estar firme y dorado.
Dejamos enfriar en una rejilla aplastándola de vez en cuando para eliminar las posibles burbujas de aire.

Para el pisto
Primero cortamos las verduras en trozos homogéneos

Método tradicional
Sofreímos a fuego moderado la cebolla con el aceite un par de minutos.
Añadimos los pimientos y seguimos cocinando unos 5 minutos más. Añadimos el calabacín un par de minutos sin dejar que se queme la cebolla y, cuando están las verduras blanditas, añadimos el tomate, la sal y la pimienta. Dejamos cocinar unos 20 minutos más, hasta que se haga el tomate y reduzca su jugo.
Método Thermomix
Troceamos las verduras en dos tandas 4 segundos en velocidad 4. Ponemos en el vaso el aceite y las verduras y programamos 15 minutos, Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
Incorporamos el tomate, la sal y la pimienta al gusto, y programamos 20 minutos, Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
 

Servir el ricotta con un poco de pisto al lado.
¡Qué te aproveche!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

TARTA FLAMENCA... Y OLÉ!!

En los últimos días, paseando por los diferentes blogs que tengo de cabecera, no hacía más que ver "recetas terroríficas"... Cuántas ideas me habéis dado muchas de vosotras para mi próximo Jalogüinnnnnn, jejeje. Pero claro, yo, como al burro que le ponen la zanahoria delante, sólo tenía en mente la tarta flamenca que iba a preparar para esa noche.... Sí, sí, habéis leído bien.... Cuando todo el mundo desempolvaba el disfraz de vampiro, momia, etc... nosotros buscábamos flores para el pelo, castañuelas y abanicos para celebrar una fiesta flamenca por todo lo alto en casa de mi hermana...Así de raros somos en mi familia, jajaja

En nuestra defensa diré que nos lo pasamos de miedo... y los vecinos de mi hermana... ellos sí que pasaron una noche de terror con las sevillanas a toda caña... ¿¿¿eso cuenta como Halloween???? jajajaja

El caso es, que después de mirar y mirar por Internet, me decidí por la tarta de estrellas que yo cambié por lunares... ¿a qué soy original?????

Para darle un toque más andaluz, le hice una peineta de chocolate (poniéndole unos palillos en la base para aguantarla) y una rosa de mazapán. La técnica podéis verla aquí y la receta del mazapán aquí en el blog de Cane (aunque yo tuve que amasarlo 2 minutos a velocidad espiga porque no se me quedaba compacto...no sé, a lo mejor fue porque el colorante era líquido)

La tarta la vi en en varios blogs, pero yo la copié de Tartas Provocativas. Geniales las tartas que tiene en su blog, no dejéis de visitarlo.

INGREDIENTES:
Para la plancha de bizcocho
3 huevos
100 g de azúcar
100 g de harina

Para la plancha de bizcocho de chocolate
3 huevos
100 g de azúcar
80 g de harina
20 g de cacao puro en polvo


Para la mousse de chocolate con mermelada de naranja
500 de chocolate negro (yo Nestlé Postres)
12 claras de huevo (en Mercadona venden botes de 9 claras de huevo pasteurizadas. Va genial para este tipo de preparaciones)
80 g de azúcar
600 g de nata para montar
Mermelada de naranja al gusto


PREPARACIÓN:
Para la plancha de bizcocho
Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).
Se añade la harina, tamizada, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno y se hornea a 180º durante 6 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos .


Para la plancha de bizcocho de chocolate
Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).
Se añade la harina junto con el cacao, tamizados, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno y se hornea a 180º durante 6 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos) .


Para la mousse de chocolate
Se monta la nata y se reserva en el frigorífico.
Se montan las claras con el azúcar.
(Si lo hacéis en Thermomix yo os aconsejaría primero montar las claras, ya que si el vaso tiene algo de grasa de la nata, no os montarán)
Se derrite el chocolate en el microondas en un bol grande (hacerlo en periodos pequeños de minuto a minuto, vigilando para que no se os queme).
Se vierten las claras sobre el chocolate y se mezcla muy suavemente para que no se bajen.
Finalmente, se integra la nata a la mezcla y se añade la cantidad deseada de mermelada de naranja.
 
MONTAJE DE LA TARTA
De la plancha de bizcocho se recorta un círculo del mismo tamaño que la base del molde.

De la plancha de bizcocho de chocolate se recortan tiras del mismo ancho que la altura del molde, tantas como hagan falta para cubrir todo el perímetro del molde.

De la plancha de bizcocho circular, con un cortapastas, se recortan círculos, y se hace lo mismo con las tiras de bizcocho de chocolate.

Se pone la parte el bizcocho circular en la base del molde, con la parte más bonita tocando la base (esto es muy importante, poned la parte del bizcocho que no se agarra tocando la base, pues luego será la cara de arriba). En los huecos de los círculos se meten los de chocolate que recortamos de las tiras.

Se cubren los bordes del molde con las tiras de chocolate, con la parte más bonita tocando las paredes del molde, y en los huecos de los círculos se meten los blancos.

Se rellena el molde con la mousse, se alisa la superficie y se congela, de esta manera la tarta se desmoldará perfectamente y no se nota en absoluto que ha estado congelada. 

UN CONSEJO...  PARA QUE NO TROPECÉIS CON LA MISMA PIEDRA QUE YO: 
Haced la tarta en un molde desmontable de 22 cms. ya que la cantidad de mousse está indicada para ese tamaño (o eso o haced más mousse). Yo la hice en una de 24 y me faltó. Mientras estaba aún congelada estaba preciosa, pero luego, al ir pasando las horas, se fue bajando el bizcocho... menos mal que a la hora de la tarta ya estábamos todos pedos y nadie se dio cuenta, jajaja

Y por último también hice estos bombones con forma de abanicos y zapatos. Son de chocolate negro y de chocolate con leche a los que le añadí un poco de crocanti de almendras (Vahiné).

Los moldes son de la marca Silikomart y son una verdadera maravilla. Se desmoldan muy fácilmente y con el mínimo esfuerzo.

¡Va por Ustedes!