Blogging tips

jueves, 26 de marzo de 2015

TORRIJAS AL VAPOR... y fuera remordimientos

En mi afán de comer sano últimamente, busco versiones de recetas tradicionales pero más saludables e igualmente apetitosas. A veces no lo consigo, y otras, como en este caso, sí. Así que cuando pensaba en una receta para publicar estos días, buscaba algo que fuera típico de la Semana Santa en España y me acordé de estas torrijas.

Odio freír, os lo he dicho en numerosas ocasiones, así que ya podéis deducir el por qué me llamó tanto la atención esta receta. Unas torrijas que no se fríen, ya que se hacen al vapor y se acaban con unos minutos de grill en el horno, era una verdadera tentación para mí. Ahora sólo faltaba que estuviesen buenas para enseñároslas. Y ya podéis deducir que pasaron el examen con nota alta. 

Yo, no satisfecha con lo "saludable" de la receta, encima las hice con pan integral y leche desnatada. Para comer sin remordimientos. 


Como a mi niño le pirra el chocolate, decidí hacer dos versiones. Unas torrijas de chocolate y las otras de canela y limón. Tan sólo añadiendo un poco de cacao a una parte de la mezcla de leche, conseguimos cambiar el sabor de las torrijas, así que se me ocurre otras variantes, por ejemplo, añadiendo a la leche café, vainilla, algún licor… posibilidades hay miles. Así que ya sabéis, ¡a experimentar!.

Ah y un último apunte. Aunque es una receta que he hecho en el Varoma de la Thermomix, de la misma manera las podéis hacer en una vaporera o cualquier otra olla que tengáis para cocinar al vapor. Pero eso os lo explico a continuación. 


TORRIJAS AL VAPOR


1 barra de pan del día anterior en rebanadas gruesas (2 cms aprox)
1 litro de leche 
150 gr de azúcar
1 cáscara de limón
1 palo de canela
2 huevos

Material:
Film transparente para envolver las torrijas

Opcional:
Cacao en polvo para las de chocolate

Para rebozar:
6 cucharadas colmadas de azúcar
2 cucharadas colmadas de canela


PREPARACIÓN
Con Thermomix
Ponemos en el vaso la leche, el azúcar, la cáscara de limón sin parte amarilla (a mí me gusta ponérsela rallada) y el palo de canela. Programamos 12 minutos, 100º, giro izquierda y velocidad cuchara.
Vertemos la leche en un bol y dejamos enfriar un poco. Yo aquí aproveché para poner una parte de la leche en otro bol y le añadí una cucharada de cacao en polvo.


Sin Thermomix
Ponemos en un cazo la leche, el azúcar, la cáscara de limón sin parte amarilla (a mí me gusta ponérsela rallada) y el palo de canela. Cocemos todo durante unos 12 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo.
Vertemos la leche en un bol y dejamos enfriar un poco. Yo aquí aproveché para poner una parte de la leche en otro bol y le añadí una cucharada de cacao en polvo.



Empapamos las rebanadas de pan en la leche, dejándolas de 30 a 40 segundos será suficiente. A continuación pasamos por huevo.


Vamos envolviéndolas una por una en papel film. Aunque en la receta original pone que hay que engrasar el film con mantequilla, yo no lo hice y os puedo asegurar que no tuve ningún problema, así que no creo que lo necesite.
Vamos colocándolas en el recipiente que vamos a cocinar al vapor, yo en mi caso, en el Varoma de la Thermomix.


Con Thermomix
Ponemos 750 gr de agua en el vaso y programamos 25 minutos, temperatura varoma, velocidad 1 y 1/2, con el recipiente Varoma encima.

Sin Thermomix
Ponemos agua en la vaporera, o en la olla dónde vayamos a hacer el vapor, y cocinamos las torrijas durante 25 minutos.


Precalentamos el grill del horno a máxima potencia.
Mezclamos el azúcar con la canela en un plato y reservamos.
Cuando acabe el tiempo, desenvolvemos las torrijas con cuidado de no quemarnos y las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela. Las vamos colocando en la bandeja del horno forrada con papel vegetal y las gratinamos durante 3 minutos.

Fuente: Volumen 1 Thermomix, Las recetas de nuestras presentadoras




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce

viernes, 20 de marzo de 2015

BABKA DE CHOCOLATE Y PISTACHOS... 31º Desafío en la Cocina

Pronto daremos carpetazo al Invierno y diremos aquello de “Bienvenida Primavera”. Mi estación preferida. Estoy contenta, feliz, pletórica y dando gracias por ese ratito más de luz que esta estación nos regala cada día. La vida se ve de diferente color  las tardes primaverales, ¿verdad?. Claro que ahora miro por la ventana y llueve, está oscuro y hace frío... rectifico, la vida se ve de diferente color las tardes de primavera cuando hace sol, es decir, en raras ocasiones, jeje.

Para reconfortarnos la tarde, nada mejor que la receta que os traigo hoy. Está propuesta por Rocío y es el Desafío Dulce de este mes. Sí, aunque parezca mentira, ya ha pasado un mes desde el Desafío Salado del Sarmale y me da vértigo ver lo rápido que pasan los meses... y yo sin conseguir mi propósito de bajar de peso... la culpa es de mis compañeras de Desafío que proponen recetas tan ricas como esta: El Babka.


Hay dos versiones, que yo sepa, de este dulce. Por una parte es un pastel esponjoso y alto que se prepara sobretodo el Domingo de Pascua en muchos países de Europa del Este, casi siempre con algún tipo de relleno de frutas y glaseado. O la otra versión, por la que me decidí yo, que está relacionado con la tradición judía, que es más como una masa de pan dulce relleno, en su mayoría por chocolate y/o canela y trenzado.


Esta receta es mi adaptación libre, sacada del blog Trissalicious. Pero he de decir que modifiqué tantas cosas que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Empezando por su aspecto, jeje. No estoy muy contenta de cómo me ha quedado, no os puedo decir que sea una de mis recetas más bonitas, pero lo que si os puedo asegurar es que está delicioso. Y eso, para la gente "normal" que no acostumbra a sacar fotos a sus platos, es lo más importante. Si queréis mejorar el aspecto de este rico pan dulce, os voy a confesar mi fallo: No fundí el chocolate.  Lo corté a cuchillo y lo puse junto con la mantequilla y los pistachos (qué rica combinación, por cierto) y eso creó una capa demasiado gorda, en algunos lados, aunque deliciosa, todo hay que decirlo. Si queréis que se vea mejor la línea chocolateada, os aconsejo que fundáis el chocolate con la mantequilla, eso hará que la capa sea más delgada y por lo tanto también quedará más definida.

BABKA DE CHOCOLATE Y PISTACHOS


Para la masa
90 ml de leche
1 sobre de levadura seca de panadería (4,5 gr)
55 gr de azúcar
245 gr de harina de fuerza (tamizada)
2 huevos
Una pizca de sal
75 gr de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno
50 gr de mantequilla
100 gr de chocolate negro
50 gr de pistachos


PREPARACIÓN
Con Thermomix 
1.- Ponemos la leche, la levadura y una cucharada de azúcar en el vaso y programamos 1 minuto, temperatura 37º, velocidad 1. Mezclamos 15 segundos a velocidad 3. Dejamos reposar 5 minutos.
2.- Añadimos 40 gr de harina y mezclamos unos segundos a velocidad 6. Incorporamos los huevos, el azúcar restante y una pica de sal y programamos 30 segundos a velocidad 6.
3.- Bajamos la velocidad a 3 y vamos añadiendo la harina restante.
4.- Echamos la mantequilla y amasamos 5 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.
5.- Dejamos dentro del vaso hasta que doble su volumen  (de 1 a 1 y 1/2 hora). Amasamos de nuevo 1 minuto a velocidad espiga.
6.- Estiramos la masa sobre una superficie enharinada y hacemos un rectángulo de 20x32 cms.
7.- En un bol derretimos la mantequilla (en microondas 20 segundos), añadimos el chocolate y esparcimos dejando 4 cms por la parte de arriba.
8.- Hacemos un rulo.
9.- Cortamos por la mitad con un cuchillo afilado.
10.- Y hacemos una trenza con las dos mitades.
11.- Lo ponemos en el molde elegido forrado con papel vegetal, teniendo la precaución de dejar un poco alto los bordes por si sube demasiado.
Dejamos levar 1 hora más en algún lugar cálido de la casa y fuera de corrientes de aire. Yo lo pongo dentro del horno apagado.
12.- Una vez haya levado por segunda vez, precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.
13.- Horneamos unos 30-35 minutos. Dejamos enfriar dentro del molde unos 10 minutos antes de desmoldar.


Sin Thermomix (Lo podemos hacer a mano o con batidora eléctrica con las varillas de amasar).
1.- Ponemos la leche tibia, ojo no caliente (unos segundos en el microondas o en un cazo), la levadura y una cucharada de azúcar en un bol y mezclamos bien. Dejamos reposar 5 minutos.
2.- Añadimos 40 gr de harina y mezclamos. Incorporamos los huevos, el azúcar restante y seguirnos mezclando.
3.- Bajamos la velocidad  y vamos añadiendo la harina restante.
4.- Echamos la mantequilla y amasamos 5 minutos.
5.- Ponemos la masa en un bol aceitado y cubrimos con papel film,  hasta que doble su volúmen  (de 1 a 1 y 1/2 hora). Amasamos un poco para desgasificar la masa.
6.- Estiramos sobre una superficie enharinada y hacemos un rectángulo de 20x32 cms.
7.- En un bol derretimos la mantequilla (en microondas 20 segundos), añadimos el chocolate y esparcimos dejando 4 cms por la parte de arriba.
8.- Hacemos un rulo.
9.- Cortamos por la mitad con un cuchillo afilado.
10.- Y hacemos una trenza con las dos mitades.
11.- Lo ponemos en el molde elegido forrado con papel vegetal, teniendo la precaución de dejar un poco alto los bordes por si sube demasiado. Dejamos levar 1 hora más en algún lugar cálido de la casa y fuera de corrientes de aire. Yo lo pongo dentro del horno apagado.
12.- Una vez haya levado por segunda vez, precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.
13.- Horneamos unos 30-35 minutos. Dejamos enfriar dentro del molde unos 10 minutos antes de desmoldar.


Para ver más recetas  deliciosas de este dulce, pincha en la foto de abajo y descubre todos los blogs que componen este reto.

http://desafioenlacocina1.blogspot.com/2015/03/babka-de-pascua-31-desafio-en-la-cocina.html

Y el mes que viene el Desafío Salado vendrá de la mano de mis queridas gaditanas de La Cocina de Camilni... temblando estoy, jeje.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce

jueves, 12 de marzo de 2015

MESAS INFANTILES... cómo planear una mesa dulce y no morir en el intento

Si hace unas semanas os hablaba de una tarta muy fácil para todos aquellos a los que les agobia el tema de la respostería, hoy me voy a dirigir a otro sector completamente distinto; a los que les gusta complicarse la vida... entre los que me incluyo, jajaja.

Antes de nada quiero pediros disculpas por la calidad de las fotos, la mayoría son con poca luz y sacadas con móviles, exceptuando la fiesta exterior, pero creo que plasman perfectamente el tema de este post.


Hace ya unos cuantos años que me entró el gusanillo por las mesas dulces. Mi primera mesa, sin yo saberlo pues por entonces no estaban tan de moda, fue la que preparé a mi hijo por su cuarto cumpleaños, cuando le hice su fiesta pirata. Si queréis ver de lo que hablo, podéis pinchar en este enlace. De aquello sólo hace tres años, pero parece que hayan pasado 20, jejeje.

Nunca os lo he contado, pero en ocasiones... veo muertos, ayyyy perdonad el chiste fácil, tenía que meterlo, jajaja... No, lo que os quería decir es que a veces hago tartas y dulces por encargo. A ver, no nos confundamos, no me dedico profesionalmente a ello, pero sí que hago tartas a familiares, amigos y conocidos que me las piden. 


Hace más o menos un año y medio, mi compañera de trabajo (y sin embargo amiga) Majo y yo decidimos unir nuestras fuerzas. Ella también hace unas tartas deliciosas, así que nos juntamos para hacer pedidos más especiales y que requirieran más trabajo que un simple pastel, por ejemplo las mesas dulces. Después de hechas unas cuantas, me veo con la capacidad suficiente, sin llegar a ser una experta en la materia, de daros unos cuantos TIPS para... 

Organizar un mesa dulce y no morir en el intento. 

En este caso me voy a centrar en mesas infantiles, ya que las fotos van a ser exclusivamente de ellas pero estos consejos sirven para todos los tipos de mesas.

1º- El primer paso es obvio; pensar en la temática de la mesa, ya que todo va a girar en torno a eso. Pregunta al homenajeado cual es su tema preferido.

 
2º- Empápate de ideas por Internet. Google y Pinterest son mis dos grandes aliados a la hora de planificar una mesa.


3º- Piensa en salado, no sólo pongas cosas dulces. Después de un cupcake, una galleta y un trozo de tarta, tus invitados se van a tirar en plancha a por el jamón de la cocina, jejeje.


4º- No te olvides de las bebidas que vas a servir, tanto si has decidido incorporarlas en la decoración de la mesa como si no, es una parte importante para que todo funcione.


5º- Piensa en las recetas que vas a hacer. Mi consejo es que no improvises, y hagas elaboraciones que ya conozcas, aunque las versiones con el tema de la fiesta. Por ejemplo, si no has hecho nunca Cakepops no te compliques. Te aseguro que los dos últimos días pasan como minutos.


6º - Una vez que hayas pensado en las recetas que vas a ofrecer, haz un dibujo de la mesa con la situación de toda la comida, eso te ayudará a planificar y tenerlo todo controlado. Aquí tengo que reconocer que no me atrevo a enseñaros ninguno de mis dibujos que son de primero de primaria, jajaja, pero yo me entiendo y es suficiente.


7º - Busca imprimibles gratis por Internet y si no encuentras, y no quieres pagarlos, simplemente busca dibujo de esa temática.


8º - Una semana antes planifica qué es lo que vas a hacer cada día. Lo ideal es que ya tengas todos los materiales y las cosas impresas preparadas y esa última semana te vuelques sólo en las recetas.


9º - Si la fiesta es en tu propia casa, deja montado todo el día antes pero sin poner la comida, por supuesto. No sólo te ahorrará trabajo el día de la fiesta, poner el mantel, los carteles, las bandeja y los platos que vas a utilizar, te dará una idea de como quedará el conjunto.


10º - Si lo celebras fuera de casa, planea cómo y dónde vas a transportarlo todo. Lo ideal es que te hagas una lista de todo lo que tienes que llevarte para poder ir tachando, de esa manera no te llevarás sorpresas en el último momento porque se te ha olvidado la tarta en casa.


11º - Mi último consejo es para el mismo día de la fiesta y, aunque es el más difícil de seguir, es primordial: relájate y disfruta. No seas perfeccionista, sólo tú sabes lo que tienes en tu cabeza, aunque veas que hay fallos, seguro que tus invitados estarán encantados y el niño (o mayor) al que le organizas la fiesta...aún más!!


Si a pesar de estos consejos, no te ves capacitada/o para hacer una mesa dulce pero quieres organizar una, busca en tu ciudad quién puede ocuparse de ese tema. Y si te encuentras en mi círculo de amigos y/o conocidos y quieres que me encargue yo... ya sabes mi teléfono, jeje.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce



jueves, 5 de marzo de 2015

BRÓCOLI CON BECHAMEL DE CALABACÍN... porque lo light también puede ser delicioso

Si hay algo que me gusta preparar con mi querida Thermomix (yo sigo refiriéndome a ella en femenino, aunque me digan por activa y por pasiva que es masculino porque se trata de un robot  jeje)... pues como os iba diciendo, si hay algo que me gusta cocinar con mi ayudante son aquellas recetas que se hacen de una sola vez, con el vaso y el varoma funcionando a tope. No es de extrañar pues que cada vez que cocinaba la receta que os presento hoy, no parara de preguntarme si existía alguna receta así, en la que pudiera cocinar la bechamel y el brócoli a la vez. No en vano, esta falsa bechamel es una cremita ligera de calabacín, así que no creía que fuera ninguna locura.
 
Y la encontré.


También os tengo que decir que si no la hubiese encontrado en el blog Una fiera en mi cocina, (ella lo hace con coliflor, otra opción también muy rica) la hubiese intentado hacer yo en casa, ya que, como os decía arriba, no es nada disparatado.

La receta es ideal para hacer con Thermomix por ese motivo, cocinar todos los ingredientes a la vez y luego solo gratinar si elegimos hacerlo, aunque esto último es opcional. Pero como llevo haciendo durante bastante tiempo y sabiendo que hay mucha gente que me lee que no tiene esa ayuda, os pongo la receta también de la manera tradicional. El caso es que hagáis esta receta porque está deliciosa, es sana y ligera, e incluso podéis aprovechar  la cremita de calabacín que sobra y cenarla como si de cualquier otra crema se tratara, ya veréis qué rica. En mi casa es un plato que triunfa y hasta mi hijo la disfruta un montón. Así que espero que vosotros también la disfrutéis... ya me contaréis...


BRÓCOLI CON BECHAMEL DE CALABACÍN


1 cebolla de unos 100 gr aprox.
30 gr de aceite de oliva 
1 cubito de caldo de pollo 
300 gr de agua 
600 gr de calabacín con piel 
Brócoli o coliflor 
150 gr de leche desnatada
75 gr de queso tipo Philadelphia o 4 quesitos en porciones 
Pimienta molida
Opcional: Queso rallado para gratinar


PREPARACIÓN
Con Thermomix
Ponemos en el vaso la cebolla cortada a cuartos y el aceite  y picamos 4 segundos a velocidad 4. Sofreímos 4 minutos, varoma, velocidad 1. 
Añadimos el cubito de caldo, el agua y el calabacín cortado a trozos. Ponemos el recipiente varoma en su posición con el brócoli cortado en ramilletes y programamos 30 minutos, varoma, velocidad 1.
Retiramos el varoma y colocamos el brócoli en una fuente, si has elegido gratinarlo que sea en una apta para el horno. Agregamos al vaso la leche, el queso (o los quesitos) y la pimienta  y programamos 30 segundos a velocidad progresiva 5-10.
Vertemos sobre el brócoli y servimos así, o también lo podemos gratinar con queso en el horno.

Sin Thermomix
Picamos la cebolla y la sofreímos en el aceite.
Añadimos el cubito de caldo, el agua y el calabacín cortado a trozos y ponemos a hervir unos 20 minutos. Mientras cuece el calabacín, cortamos el brócoli en ramilletes y lo cocinamos, lo podemos cocer o hacer al vapor, como más nos guste, con 15 minutos será suficiente. Colocamos el brócoli en una fuente, si has elegido gratinarlo que sea en una apta para el horno. 
Una vez haya terminado la cocción del calabacín, agregamos la leche, el queso (o los quesitos) y la pimienta,  y batimos todo junto hasta conseguir una textura muy fina.
Vertemos sobre el brócoli y servimos así, o también lo podemos gratinar con queso en el horno.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce

jueves, 26 de febrero de 2015

TARTA DE FRUTAS... y mis cuatro cremas preferidas

Cuando llega el cumpleaños de mi madre, elegir una tarta para ella es muy fácil. Como ya os comenté en su día en la entrada del Milhojas (puedes ver la receta pinchando en el nombre) el hojaldre es su perdición, por lo que, de vez en cuando, le doy ese capricho. Esta vez, en lugar del Milhojas de siempre, me decidí por esta tarta de frutas. Absolutamente deliciosa.


Simplemente crema, frutas y hojaldre (si lo compráis os ahorráis el difícil y tedioso paso de hacerlo y el resultado es muy bueno). Sólo con esos tres sencillos ingredientes, tenéis una tarta fantástica, muy rica, nada empalagosa y muy vistosa... ah que se me olvidaba mi palabra favorita de los últimos meses... y muy fácil, jajaja.


Además os voy a ofrecer un plus adicional a esta receta que seguro que a muchos os va a venir genial. Al final de esta entrada he decidido poner varios tipos de crema para que podáis rellenar el hojaldre. Yo os voy a decir mis cuatro preferidas, para que tengáis diferentes opciones. Yo me decanté por la crema de naranja que preparé en el Cheesecake Boston Cream y que, como ya os adelanté, se ha convertido en una de mis preferidas, un peligro en realidad, jeje. Os puedo asegurar que la combinación con el hojaldre y  la fruta resultó un descubrimiento fantástico.

 

PREPARACIÓN
- Precalentamos el horno a 200ºC o a la temperatura que indique las instrucciones del hojaldre que hayamos comprado.
- Desenrollamos la lámina de masa y la colocamos sobre sobre una placa de horno encima del mismo papel que la envuelve. 
- Pincelamos los bordes con huevo batido y doblamos unos dos centímetros hacia dentro, para hacer el borde. Pinchamos el fondo varias veces con un tenedor en la parte del medio, que es la que queremos que no suba, y los bordes los pincelamos por arriba con un poco más de huevo para que tengan un color más dorado.
- Horneamos unos 15 minutos o hasta que veamos que el hojaldre se haya dorado. Lo sacamos del horno y dejamos enfriar un poco. 
- Si queremos, podemos espolvorear un poco de azúcar glass por los bordes, pero eso es opcional.
- Ahora sólo queda rellenarla con nuestra crema preferida, y decorarla con la fruta cortada. Yo además le añadí dos fresas cubiertas de chocolate.


Para dar brillo a la tarta yo usé un sobre de Tortenguss que me regaló esta Navidad pasada mi compañera de desafío Leila. Es un preparado especial para este tipo de tartas parecido a la gelatina y se prepara también echando el sobre junto con dos cucharadas de azúcar en un cazo con 250 ml de agua o zumo, llevamos a ebullición sin dejar de remover y luego dejamos enfriar un minuto antes de echarlo a la tarta.
Estos sobres aquí los he visto alguna vez en el LIDL, pero si os cuesta encontrarlos, no os preocupéis porque podéis hacer lo mismo utilizando un sobre de 10 gr de gelatina neutra. La preparación es igual que con el sobre de Tortenguss.
Y una tercera opción es calentar un poco de mermelada y cuando esté bastante líquida, pincelar con ella la tarta.


INGREDIENTES
La piel de una naranja
200 gr de zumo de naranja
250 gr de azúcar
120 gr de mantequilla
4 huevos

PREPARACIÓN
Con Thermomix
Con el vaso y las cuchillas bien secos, echamos el azúcar y pulverizamos 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.
Incorporamos la piel de naranja y volvemos a pulverizar el mismo tiempo y velocidad.
Añadimos el zumo, la mantequilla y los huevos y programamos 20 minutos, 90º, velocidad 4.

Sin Thermomix
Rallamos la piel de naranja. En un cazo ponemos la ralladura, el azúcar y el zumo de naranja y dejamos en el fuego unos minutos, para que se disuelva el azúcar y consigamos un almíbar. Reservamos. Ponemos los huevos y los batimos un poco. Añadimos el almíbar reservado y vamos removiendo hasta conseguir que espese. Es muy importante no dejar de remover la mezcla para evitar que llegue a hervir. También podemos hacerlo al baño maría.
En el último momento, añadimos la mantequilla y mezclamos.


INGREDIENTES
250 gr de azúcar
175 gr de zumo de limón (es el zumo de 4 limones aprox.)
La piel de 1 limón, sin nada de parte blanca y limpia
120 gr de mantequilla
4 huevos

PREPARACIÓN
Con Thermomix 

Con el vaso y las cuchillas bien secos, echamos el azúcar y pulverizamos 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.
Incorporamos la piel de limón y volvemos a pulverizar el mismo tiempo y velocidad.
Añadimos el zumo, la mantequilla y los huevos y programamos 20 minutos, 90º, velocidad 4.

Sin Thermomix 

Rallamos la piel del limón. En un cazo ponemos la ralladura, el azúcar y el zumo de limón y dejamos en el fuego unos minutos, para que se disuelva el azúcar y consigamos un almíbar. Reservamos. Ponemos los huevos y los batimos un poco. Añadimos el almíbar reservado y vamos removiendo hasta conseguir que espese. Es muy importante no dejar de remover la mezcla para evitar que llegue a hervir. También podemos hacerlo al baño maría.
En el último momento, añadimos la mantequilla y mezclamos.


INGREDIENTES
200 gr de leche condensada a temperatura ambiente 
300 gr de leche a temperatura ambiente 
4 yemas a temperatura ambiente 
40 gr de maizena
1 ó 2 cucharaditas de azúcar vainillado
25 gr de mantequilla
100 gr de chocolate blanco

PREPARACIÓN
Con Thermomix
Echamos todos los ingredientes de la crema en el vaso, excepto la mantequilla y el chocolate. Mezclamos 10 segundos a velocidad 5. Colocamos la mariposa y programamos 10 minutos, temperatura 90º, velocidad 2. Añadimos la mantequilla a trocitos y mezclamos unos segundos más a velocidad 2. Añadimos el chocolate blanco troceado y dejamos que con el calor de la crema se derrita. Reservamos en un bol con papel film, procurando que este toque la crema y no quede ninguna bolsa de aire.

Sin Thermomix
Calentamos las leches junto con el azúcar vainillado. Batimos las yemas y la maizena. Añadimos a la leche a fuego lento, con cuidado de que no hierva y sin dejar de remover, hasta que coja el cuerpo de una crema. Añadimos la mantequilla a trocitos y mezclamos unos segundos. Añadimos el chocolate blanco troceado y dejamos que con el calor de la crema se derrita. Reservamos en un bol con papel film, procurando que este toque la crema y no quede ninguna bolsa de aire.


INGREDIENTES
120 gr de azúcar
1 cucharadita de azúcar vainillado 
La piel de un limón (sin la parte blanca)
500 ml de leche (a temperatura ambiente)
4 yemas de huevos (a temperatura ambiente)
50 gr de Maizena 
1 cucharada de mantequilla

PREPARACIÓN
Con Thermomix
Ponemos la mariposa en las cuchillas. Echamos en el vaso las yemas, el azúcar, el azúcar vainillado, la leche y la maizena. Mezclamos 10 segundos a velocidad 3 y 1/2 y echamos la piel del limón. Programamos 9 minutos a 90º, velocidad 2.
Cuando termine el tiempo, echamos una cucharada de mantequilla y dejamos que se derrita un poco. Quitamos la mariposa y terminamos de mezclar con una espátula. Reservamos en un bol tapándola con papel film, para evitar que forme costra.

Sin Thermomix
Calentamos la leche junto con la ralladura del limón, el azúcar vainillado y la mitad del azúcar. Batimos las yemas con el resto de azúcar y la maizena. Añadimos a la leche a fuego lento, con cuidado de que no hierva y sin dejar de remover, hasta que coja el cuerpo de una crema. Añadimos la mantequilla a trocitos y mezclamos unos segundos. Reservamos en un bol tapándola con papel film, para evitar que forme costra.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 




https://www.facebook.com/anadieamargaundulce