Blogging tips

miércoles, 8 de julio de 2015

CUPCAKES DE LIMA-LIMÓN SIN HORNO... desde la playa con amor

Hoy os traigo el último post antes de irme de vacaciones, como todos los años los meses de julio y agosto cierro el chiringuito hasta septiembre.  Y  también, como ya va siendo costumbre en mi blog, me despido desde Platja d’Aro, un precioso pueblo de la Costa Brava, con un post fresquito, fácil de hacer y sobretodo sin horno. En definitiva, una receta que podéis hacer perfectamente desde vuestro lugar de veraneo. Yo los hice en la terraza, así que más fáciles imposible.


Siguiendo la tónica del Cheesecake helado de frutos rojos, y de la Tarta de sandía (para verlas haz click en el nombre de la receta) llegan estos maravillosos cupcakes de lima y limón sin horno. Ideales para esta intensa ola de calor que estamos pasando.


 CUPCAKES DE LIMA-LIMÓN (al estilo pay de limón)


740 gr de leche condensada (1 bote)
250 gr de queso mascarpone (también puede ser Philadelphia)
2 limones y 4 limas
Galletas (yo escogí unas sin azúcar y con sabor a limón)
Nata montada con un poco de azúcar para decorar


PREPARACIÓN
Rallamos la piel de una lima y medio limón y hacemos un zumo con todos los cítricos. Reservamos.


En un bol mezclamos el queso junto con la leche condensada. Cuando ya no haya grumos, añadimos la ralladura de cítricos y vamos echando el zumo que teníamos reservado. Removemos.
Nota: Esta cantidad de zumo es a mi gusto, por lo que mi consejo es que vayas echando poco a poco y pruebes la mezcla, hasta conseguir que el balance de acidez y dulzor sea de tu agrado.


Conforme vayamos removiendo, veremos que la mezcla, gracias a la acidez de los limones, va espesando.


Ponemos las cápsulas en  una bandeja para cupcakes. Comenzamos primero poniendo una galleta y a continuación echamos un poco de la mezcla de mascarpone.


A continuación ponemos otra galleta y un poco más de mezcla hasta llegar a completar. Yo le puse dos capas de galletas.
Nota: Las galletas que yo escogí eran de la misma medida que las cápsulas, si no las encuentras de la medida, puedes ponerlas partidas sin problema.


Dejamos enfriar en la nevera, mínimo de 4 a 6 horas. Mejor aún de un día para otro.

Por último, decoramos con un poco de nata montada con azúcar al gusto. Yo además les puse un poco de ralladura de lima y media rodaja de la misma.


Y ya sólo me queda desearos un feliz verano a todos. Os espero a la vuelta.¡¡¡Sed felices!!!




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce




lunes, 29 de junio de 2015

SNACK DE GARBANZOS Y MERENGUE VEGANO... o de cómo aprovechar un bote de garbanzos

No sabéis lo emocionada que estoy con la entrada que os traigo hoy. Y es que desde que abrí la sección de Eureka en mi blog, estas recetas que consiguen ser sorprendentes, ya sea por su elaboración o por sus pocos ingredientes, me resultan altamente atractivas. Me encanta meterme en la cocina y experimentar con, por ejemplo, una forma sencilla de hacer nata casera, o un delicioso helado de plátano con sólamente plátano, o una manera de hacer queso fresco en casa sin necesidad de cuajo o unas riquísimas tortitas de avena sin harina y con simplemente tres ingredientes. Si queréis ver las recetas de las que hablo, sólo tenéis que hacer click en los nombres, y si queréis cotillear todas las recetas Eureka que tengo publicadas, podéis acceder a ellas haciendo click en la etiqueta Eureka, en el listado que está a la izquierda de la pantalla.


Pero hoy no os traigo una sola receta... ¡¡vengo con dos!!. Si no las conocéis aún, espero que os resulten igual de interesantes que a mí. Se trata de un sanísimo snack de garbanzos especiados y un merengue muy especial, ya que entre sus ingredientes no se encuentra el huevo... ¿adivináis con qué lo haremos?.

Pues os daré una pista, para las dos recetas vamos a utilizar ¡¡un bote de garbanzos!!.


Y ahora que ya he conseguido captar vuestra atención, jajaja, vayamos con las recetas.




1 bote de garbanzos bien escurridos (no tiréis el líquido que lo vamos a necesitar)
Especias al gusto (las mías en esta ocasión fueron pimentón picante, ajo en polvo, un poco de sal especiada, pimentón dulce y curry)
Media cucharada de aceite de oliva


PREPARACIÓN
Primero de todo vamos a secar bien los garbanzos. Una vez escurridos, los vamos a poner en papel de cocina y y los vamos a secar bien. Os recomiendo que los dejéis al menos media hora así, ya que cuanto más secos estén los garbanzos, mucho mejor se secarán al horno. 
A continuación los ponemos en un bol con las especias elegidas y media cucharada de aceite. removemos bien para que se impregnen con las especias y seguidamente los ponemos en una bandeja, intentando que no se sobrepongan unos con otros. Los hornearemos en horno precalentado a 200ºC unos 40 minutos aproximadamente. Como ya sabéis cada horno es un mundo, así que una vez pasada la media hora, os aconsejo que miréis como van para que no se os quemen.
No quiero engañaros, así que no penséis que os vais a encontrar con unos garbanzos al estilo de los que hay en las bolsas de mix de frutos secos. Estos garbanzos están un poco crujientes en su exterior, pero blanditos en el interior. Aún así os aseguro que están deliciosos y es un fantástico snack que además es muy saludable.


Y con el líquido que nos ha sobrado del bote, vamos a hacer un merengue vegano. Suena raro, lo sé, yo fui la primera que torció el gesto cuando lo vi hacer en un vídeo de recetas argentinas, pero es así. No sólo monta fabulosamente bien, además nadie se va a dar cuenta de cual es su ingrediente principal... a no ser que se lo digamos, claro.




150 gr de líquido de un bote de garbanzos
200 gr de azúcar
1 cucharada de Maizena (fécula de maíz)


PREPARACIÓN
Comenzamos batiendo con unas varillas el líquido que teníamos reservado de los garbanzos. Cuando comience a espumar, vamos a ir echando el azúcar de cucharada a cucharada sin dejar de batir mientrastanto. Cuando esté ya casi montado, le añadimos la cucharada de Maizena, y continuamos batiendo. Sabemos que el merengue está, cuando al levantar las varillas se formen picos de merengue.
Hacemos montoncitos en una bandeja forrada con papel de hornear, podemos hacerlos con una manga pastelera, y horneamos a 120ºC unos 90 minutos aproximadamente. Una vez pasada la hora los iremos comprobando y sabremos que ya están listos cuando los podamos levantar y no se queden pegados al papel.


Las dos preparaciones las podemos conservar unos días metidas en tarros herméticos.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


sábado, 20 de junio de 2015

MEAT PIE AUSTRALIANO... 34º Desafío en la Cocina

En el grupo del Desafío, lo mío con Australia comienza a ser sospechoso. El primer reto que yo propuse a mis compañeras (y por el que algunas me odiaron y temieron para siempre, lo sé jeje) fue una Pavlova, una tarta típica australiana deliciosa. Mi segunda coincidencia fue cuando nos tocó desafiar por el reto La vuelta al mundo en 5 platos. Cada desafiadora proponíamos un plato de un continente distinto y el mío fue Oceanía, y me decanté  por los Chiko Rolls, un aperitivo salado australiano inspirado en el famoso Rollito de Primavera. Y ya como remate esta vez, como desafío especial de fin de curso, las desafiadoras decidimos homenajear a aquellos blogs que llevan con nosotras desde el principio del grupo y elegimos a los 5 primeros blogs para que nos sustituyeran en este último desafío, antes del descanso estival. En realidad el premio era para ellas… y para nosotras, que este mes nos hemos podido relajar a base de bien jajaja. Pues bien las 5 desafiadoras escogidas decidieron, a través de un divertido juego de colores y dedos, adjudicarse cada una un continente diferente... y adivináis cual me tocó a mí? Efectivamente. Mi desafiadora fue Patricia de El trasgu de las galletas, y su propuesta un Meat Pie Australiano, o lo que es lo mismo un pastel de carne.


Antes de comenzar a redactaros la receta, os tengo que decir que en casa estos pasteles han triunfado una barbaridad. El sofrito de carne con el sabor de las dos salsas y la base de masa quebrada junto con la tapa de hojaldre, hacen de este pastel una auténtica delicia. Hasta al peque de la casa le han encantado y ya me está pidiendo que le haga más. La verdad que, con lo sencillísimos de hacer que son, caerán más de una vez.


La receta la saqué de una página de Thermomix australiana, aunque yo le hice algunos pequeños cambios y prescindí de un ingrediente que en Australia hace furor, pero que no tenía opción de conseguirlo fácilmente en el super de al lado de mi casa, y es el Vegemite. Se trata de una pasta de untar de color marrón oscuro y sabor extremadamente salado y levemente amargo. Luego caí en la cuenta que lo podía haber sustituido por un caldo de carne concentrado tipo Bovril, os dejo la idea por si la queréis, pero en mi caso le añadí un poquito de sal y para mi gusto estaba perfecto.
 
MEAT PIE AUSTRALIANO
 
INGREDIENTES

1 cebolla
2 dientes ajo
Medio pimiento verde
1 ramita de perejil
500 gr de carne de ternera picada
1 cucharada de harina de maíz (Maizena)
2 cucharadas de salsa Worcestershire
2 cucharadas de salsa de soja
Pimienta y un poco de sal
35 gr de aceite

Resto de ingredientes
1 lámina de hojaldre
1 lámina de masa quebrada (si la haces casera, la receta aquí)
1 yema de huevo para pintar la tapa
Semillas de sésamo (opcional)
Salsa de tomate para acompañar


PREPARACIÓN del relleno
Con Thermomix
Ponemos el aceite junto con los ajos, la cebolla y el pimiento en el vaso y lo picamos 3 segundos a velocidad 7. Sofreímos 5 minutos, temperatura Varoma a velocidad 1 (sin cubilete).
Añadimos la carne, la harina de maíz, la salsa Worcestershire, la salsa de soja, la pimienta y un poquito de sal, no mucha ya que las salsas que añadimos ya llevan, y programamos 10 minutos, temperatura 100ºC a velocidad 1.
Sin Thermomix
En una cazuela con dos o tres cucharadas de aceite sofreímos  los ajos, la cebolla y el pimiento bien picados durante unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue. Añadimos la carne, la harina de maíz, la salsa Worcestershire, la salsa de soja, la pimienta y un poquito de sal, no mucha ya que las salsas que añadimos ya llevan, y seguimos sofriendo unos 10 minutos más.


Una vez hecha la carne la escurrimos en un colador y la dejamos enfriar. Es muy importante que la escurramos bien para que no nos moje la masa en exceso.
Precalentamos el horno a 200ºC.
Cogemos los moldes elegidos para hacer los mini pasteles, yo escogí unos moldes de tartaletas que tengo, pero si no tenéis lo podéis hacer perfectamente en una bandeja de cupcakes, sólo tened en cuenta que el tiempo de horneado puede variar y que saldrán más pequeños de diámetro pero más altos.
Hacemos círculos con la masa quebrada, lo bastante grandes para que llegue a forrar el fondo y las paredes de los moldes elegidos. Haced primero uno de prueba y veréis qué tamaño necesitaréis. Una vez forrados todos los moldes, los meteremos en el congelador unos 15 minutos, con eso evitaremos que al hornear se encojan.
Mientras se enfrían, vamos haciendo los círculos del hojaldre que nos servirán de tapa.
Rellenamos con la carne reservada,  ponemos las tapas de hojaldre encima y cerramos pellizcando los bordes junto con la masa quebrada.
Pintamos con huevo, espolvoreamos con las semillas de sésamo (opcional) y horneamos unos 25 minutos, o hasta que estén suficientemente dorados.


 Por último, servimos con salsa de tomate... ¡¡y a disfrutar!!


Si queréis ver el resto de propuestas de los diferentes continentes, pinchad en la foto de abajo.

http://desafioenlacocina1.blogspot.com/2015/06/desafio-especial-fin-de-curso-2015.html


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce



lunes, 15 de junio de 2015

POLLO A LA CAPRESE... para esas noches de verano

Antes de nada quisiera explicaros el motivo de mi desaparición. Casi un mes llevo sin publicar, entre preparativos, viaje y resaca pos viaje, no he tenido ni tiempo... ni ganas, no os voy a engañar. Pues bien, el motivo no es otro que un crucero por las Islas Griegas que, como ya me pasó en mi primer crucero (os lo explicaba aquí) me ha dejado con ganas de más. Si no habéis hecho nunca uno os lo recomiendo encarecidamente. Viajar mientras cenas, bailas, vas al teatro, tomas unas copas, te relajas en la piscina... y descubrir que has llegado a un destino diferente por conocer, no tiene precio. Y es que en 8 días hemos visitado 4 países, Italia, Croacia, Grecia y Turquía y ha sido una experiencia increíble. Hasta mi hijo el día que hacíamos las maletas de vuelta me preguntó "¿Y el próximo crucero a dónde iremos?"... carito me ha salido el niño, jajaja. Ahora toca ahorrar y planear otro destino... esto crea adicción.


Lo peor que llevo cuando me voy de viaje y me lo paso tan bien, es la vuelta. Para mí siempre es muy dura y me cuesta la vida arrancar, así que ya os podéis imaginar que en la cocina me decanto por cosas muy básicas y nada complicadas, como es el caso de la receta que os enseño hoy. Una deliciosa ensalada caprese con un toque diferente, ya que se sirve encima de un trozo de pollo, por lo general pechuga, aunque yo en este caso, y siguiendo los consejos de la web de la fuente, me decanté por muslo deshuesado. Un plato muy completo que se puede convertir en una estupenda cena en esas noches de verano que están por venir.


POLLO A LA CAPRESE

INGREDIENTES (cantidades para 6 trozos de pollo)
Para la reducción de balsámico
1/2 taza de vinagre balsámico
2 cucharadas de azúcar moreno
Para el aliño del pollo
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de albahaca seca
1 cucharadita de orégano seco
Sal y pimienta
Resto de ingredientes
6 contramuslos de pollo deshuesados (si son grandes 3)
2 cucharadas de aceite para cocinar el pollo 
6 rodajas de queso mozzarella
2 tomates
Albahaca fresca


PREPARACIÓN
- Precalentamos el horno a 200ºC.
- Primero hacemos la reducción poniendo en un cazo el vinagre balsámico y el azúcar. Lo dejamos hervir a fuego lento de 6 a 8 minutos hasta que reduzca. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.
- Por otro lado en un tazón mezclamos el aceite con las hierbas aromáticas, la sal y la pimienta. Con un pincel, o con la ayuda de nuestras manos, embadurnamos todo el pollo con esta mezcla.


- En un sartén ponemos las cucharadas de aceite (puede ser mantequilla) y doramos el pollo, primero con la piel hacia abajo y luego le damos la vuelta. Lo tendremos de 2 a 3 minutos por cada lado.
- Horneamos el pollo unos 25-30 minutos. Cubrimos con las rodajas de mozzarella y volvemos a meter en el horno 2 o 3 minutos más, o hasta que se haya derretido el queso.
- Por último le añadimos las rodajas de tomate, la reducción del balsámico y la albahaca fresca.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce








miércoles, 20 de mayo de 2015

CHARLOTA DE CHOCOLATE BLANCO, LIMÓN Y COCO... Tercer cumpleblog de Desafío en la cocina

Por tercer año ya, tal día como hoy, estamos de celebración. Y es que el grupo en el que participo como desafiadora cada mes,  Desafío en la Cocina, hoy cumple tres años, que se dice pronto. Como de costumbre, lo hemos celebrado con una riquísima tarta:

La charlota 

La verdad es que es una tarta muy rica y resultona, se puede hacer de cualquier sabor y tamaño y es ideal para los que no se quieren complicar demasiado, como ha sido mi caso, que siempre le faltan horas a mi reloj, como para los que quieren hacerlo más elaborado (en el caso de que queramos hacer nosotros los bizcochos de fuera). Sea como sea, es un postre ideal para cualquier celebración. 


Según mis amigos de Wikipedia,  la charlota es una tarta de origen francés en la que se forra un molde de bordes altos con bizcochos de soletilla o genovesa y cuyo relleno suele estar compuesto por una crema pastelera o crema bávara.

Yo, desde que descubrí la combinación del chocolate blanco, el limón y el coco en las tortitas de arroz, cuya imagen es el guapísimo Jordi Cruz, vivo que no vivo en mí, jeje.. Por eso, a la hora de idear un sabor para mi charlota, lo tuve claro.
 
Para el relleno de chocolate blanco y limón, me inspiré en una receta que Mª Luz (otra de las desafiadoras) tiene en su blog... así todo queda en casa.


CHARLOTA DE CHOCOLATE BLANCO Y LIMÓN


Para un molde de 18 cm
15 bizcochos de soletilla
300 gr de nata líquida para montar
4 yemas de huevo
25 gr de azúcar
300 gr de leche
6 hojas de gelatina
200 gr de chocolate blanco

50 gr de zumo de limón
*Si queréis potenciarle más el sabor a limón, un poco también de esencia de limón


PREPARACIÓN
Con Thermomix
- Montamos la nata con la mariposa a velocidad 3 y 1/2. Reservamos en la nevera.
- Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.
- Sin lavar el vaso de la nata, incorporamos las yemas, el azúcar, la leche, el zumo de limón y la esencia si se la ponemos. Programamos 8 minutos, temperatura 90ºC, velocidad 4. Añadimos por el bocal las hojas de gelatina escurridas y el chocolate troceado, programamos 2 minutos a velocidad 4, sin temperatura. 
- Cuando haya enfriado un poco, lo justo para que no nos derrita la nata, añadimos con movimientos envolventes la nata montada reservada,  ayudándonos de una espátula. Tapamos con un film y dejamos enfriar un poco más, para que no nos cale en exceso los bizcochos.
- Engrasamos un molde desmoldable con mantequilla y colocamos una capa de bizcochos de soletilla, intentando cubrir toda la base. Para aplanarlo un poco nos podemos ayudar de un vaso.
 - Cortamos los bizcochos que irán alrededor de la misma medida. Yo he utilizado en este caso un molde de 18 cm. Si utilizáis un molde más grande, debéis tener en cuenta de que necesitaréis más bizcochos para cubrir el perímetro y que la tarta os quedará un poco más bajita.
- Colocamos los bizcochos alrededor del molde.
- Con la ayuda de un cucharón iremos echando la crema reservada.
- Metemos en la nevera y dejamos enfriar, mejor de un día para el otro, para que la gelatina haga su trabajo.




Sin Thermomix
- Montamos la nata y reservamos en la nevera.
- Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.
-
Hacemos unas natillas con las yemas, el azúcar, la leche, el zumo y la esencia de limón. Lo cocemos todo al baño maría, sin dejar de remover, durante 6-8 minutos. Añadimos las hojas de gelatina escurridas y el chocolate troceado y removemos 2 minutos más, hasta que esté todo integrado.
- Cuando haya enfriado un poco, lo justo para que no nos derrita la nata, añadimos con movimientos envolventes la nata montada reservada,  ayudándonos de una espátula. Tapamos con un film y dejamos enfriar un poco más, para que no nos cale en exceso los bizcochos.
- Engrasamos un molde desmoldable con mantequilla y colocamos una capa de bizcochos de soletilla, intentando cubrir toda la base. Para aplanarlo un poco nos podemos ayudar de un vaso.
 - Cortamos los bizcochos que irán alrededor de la misma medida. Yo he utilizado en este caso un molde de 18 cm. Si utilizáis un molde más grande, debéis tener en cuenta de que necesitaréis más bizcochos para cubrir el perímetro y que la tarta os quedará un poco más bajita.
- Colocamos los bizcochos alrededor del molde.
- Con la ayuda de un cucharón iremos echando la crema reservada.
- Metemos en la nevera y dejamos enfriar, mejor de un día para el otro, para que la gelatina haga su trabajo.




BUTTERCREAM DE MERENGUE Y COCO


75 gr de claras
125 gr de azúcar normal
Una pizca de sal
175 gr de mantequilla fría, cortada en dados
60 gr de leche de coco
*Si queréis potenciarle más el sabor a coco, un poco también de esencia de coco

PREPARACIÓN
Con Thermomix
- Ponemos en el vaso la mariposa y echamos las claras, el azúcar y la pizca de sal. Programamos 8 minutos a 37ºC de temperatura y velocidad 3 y 1/2. Una vez montado el merengue, reservamos media hora en la nevera.
- Con la velocidad 3, vamos echando por el bocal la mantequilla en dados y por último, añadimos la leche de coco, y la esencia, y batimos hasta integrar todo bien.

Ayuda: Si veis que a mitad del proceso la mezcla se os corta, no os preocupéis, seguid batiendo hasta que veáis que la consistencia es la deseada.
Si por un exceso de batido, notáis que la mezcla se vuelve un poco liquida, metedla un poco en la nevera y continuad batiendo.


Sin Thermomix
- Ponemos las claras y el azúcar en un bol. Calentamos al baño maría, removiendo constantemente, hasta que el azúcar se disuelva por completo. Pasamos las claras al bol de la batidora y montamos el merengue. Reservamos media hora en la nevera.
- A velocidad media, vamos echando la mantequilla en dados y por último, añadimos la leche de coco, y la esencia, y batimos hasta integrar todo bien.

Ayuda: Si veis que a mitad del proceso la mezcla se os corta, no os preocupéis, seguid batiendo hasta que veáis que la consistencia es la deseada.
Si por un exceso de batido, notáis que la mezcla se vuelve un poco líquida, metedla un poco en la nevera y continuad batiendo.


Ya sólo me queda encender la vela y desear:

¡¡Feliz cumpleaños Desafío!!


Si queréis ver el resto de charlotas que han preparado el resto de blogs del Desafío, pinchad en la imagen.

http://desafioenlacocina1.blogspot.com/2015/05/tercer-cumpleanos-de-desafio-en-la.html


Y con esta foto, las desafiadoras queremos dar nuestro particular homenaje a cada uno de los maravillosos blogs que componen el Desafío en estos momentos y también, por supuesto, a los que, a lo largo de estos tres años, han pasado por aquí.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce